Crítica de 'Mad Max: Furia en la carretera'. Max vuelve a lo grande

Echando la vista atrás cuesta olvidarse de los serios problemas que tuvo George Miller a la hora de enfrascarse por cuarta vez en su creación más prodigiosa hasta el momento, 'Mad Max'. Problemas que todos surgían en una dirección, su financiación, la seria clave del por qué Warner Bros no daba luz verde al proyecto. Pero a ver, la cosa no era ninguna broma, no todos los días se ve a un estudio apostar tan fuerte por un proyecto poniendo 150 millones de dólares cuando tu último film giraba en torno a unos pingüinitos bailarines. Pero es que claro, tampoco hablamos de un mindundi, sino del visionario George Miller.

La historia fue que Warner concedió lo pedido a Miller a cambio de unos aires nuevos y ahí entro Tom Hardy en sustitución de Mel Gibson para ofrecer a un Max renovado (que no remakeado), y ¡Voilà!,  justo un año después Warner Bros destapo el gran bombazo... Su tráiler, y anda que no lo agradecimos. Las dudas hasta entonces surgían por doquier y nadie las tenía todas consigo sobre si esta nueva reinvención funcionaria o bien se quedaría en un remake más como los de 'Desafió Total' y 'Las tortugas ninjas'. Pero no, fue todo lo contrario y a día de hoy se mantiene.

Esta misma mañana Warner Bros ha puesto a su disposición el visionado de la película y ahora mismo rozando en este mismo instante rozando el anochecer seguimos con las sensaciones a flor de piel repasando mentalmente lo que hemos visto mientras de fondo sigue resonando los tambores de guerra que Miller ha puesto al servicio del espectaculo desde el minuto uno hasta el 120 del film, que a diferencia de las otras tres entregas esta vez el bueno de George ha decidido integrarle media horita más.

¡Mi nombre es Max, y vengo a apoderarme de vuestra adrenalina!, dice entre líneas un Tom Hardy nada más empezar el film sin apenas darle tiempo de coger aire cuando ya comienza el espectáculo. Desierto, persecución trepidante y ya tenemos la primera persecución del film que le llevará a Max ser prisionero de una nueva estirpe de guerreros de la carretera similares a los que ya vimos en su segunda entrega. Película que para muchos se considera como la mejor de las tres. Y es que Miller no se ha cortado ni un ápice a la hora de mostrarnos lo que significa ser Mad Max y el mundo al que este pertenece. Persecuciones destroyer, gore (sin pasarnos que ya no estamos en los 80´s), intensidad y emociones rozando contra el asfalto es lo que su director nos ofreció con su saga, y aquí vuelve a retomarlo. ¿Lo grandioso de todo?, que sólo han transcurrido cinco minutos de metraje y lo mejor está por llegar en un trepidante film que para los amantes de este genero les gustará saber que casi el 85% del metraje ha sido rodaje en imagen real sin apenas tener que haber echo uso en exceso del CGI que tan acostumbrados nos tienen hoy en día films de este tipo.

A partir de la captura Max es llevado a una ciudad muy similar a la Negociudad que ya vimos en 'Mad Max 3' y nuestro protagonista servirá como "bolsa de sangre" para uno de esos guerreros (interpretado por un cambiadísimo Nicholas Hoult) que van tras Imperator Furiosa (nombre cojonudo por cierto) una guerrera que les ha traicionado a lomos de un War Rig (un mega camión acorazado) cuando estos van en busca de suministros de otra ciudad. 

Pasado esa parte de la trama nos metemos de lleno en una de las espectaculares escenas de la película, con concierto en directo incluido (sin duda una de las genialidades de la película). Aquí los roles cambian y Max no es el centro de atención, sino Charlize Theron interpretando a Furiosa y desencadenado tras su Rig una ristra de cadáveres y chasis destrozados mientras intenta escapar y Max solo puede contemplar (maniatado en el capo de uno de los coches) lo que está sucediendo..

Hasta aquí seria lo que el tráiler prácticamente nos contaba, y es más creíamos que su historia se centraría en que Max y el grupo de Furiosa llegando a otra ciudad cercana para ocultarse y luchar contra los guerreros, pero no amigos, para nada ocurre eso, sino que durante toda la película veremos cómo Max, Furiosa y sus "pasajeros" huyen y pelean contra estos guerreros comandados por su jefazo llamado Immortan Joe, quien por cierto para los nostálgicos de la saga, es interpretado por Hugh Keays-Byrne quien en 'Max Mad 1' fue el villano Toecutter.

Pero todo esto que os contamos no es solo 'Mad Max: Fury Road', y varios son los temas que trata la nueva cinta de Miller como la lucha por la liberación, el enfrentamiento contra el miedo y el no darle la espalda a los problemas. A pequeños rasgos estas son las señas de esta pelicula que bien podria servir como filon para los problemas que hoy en dia nos concierne a los ciudadanos de apie. Alianzas como la de Max y Furiosa no son nada alejado con lo que puede ser la alianza diaria entre todos aquellos que luchan por sus vivencias, haciendo no solo que la sombra del film se engrandezca por sus espectaculares escenas, sino tambien por el mensaje que intenta transmitirnos.

En estos momentos decir más seria descamar partes de la película que es mucho mejor que vosotros mismo lo descubráis. Nosotros hasta aquí sólo podemos ofreceros estos repasos y deciros que si el tráiler os encandilo la película lo hará aún más. Y es que amigos, un film que ha pasado por un festival de Cannes donde los críticos está deseando despiezar este tipo de películas para luego pasarlas por la trituradora ha salido vitoreada y por si fuera poco en estos mismos instantes cuenta con un 93% de críticas favorables en Metacritic y un OJO, OJETE, 99% en Rotten Tomatoes, el gran rompe blockbusters cinematográfico. Creo que sobra decir más. Una gran película que hará las delicias de todos y aunque sea de loco decirlos para mí ya es la película del año.

Calificación: 10/10.

'Mad Max: Furia en la carretera' (Mad Max: Fury Road) llegará a los cines el 15 de Mayo.

Muchas gracias a Warner Bros por invitarnos a su pase de prensa.



Síguenos en Twitter: @Tituloriginal o en Facebook

Popular Posts