16 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 9

Sábado, 15 de octubre



¡Nuestro último día! Nos despertamos ligeramente tarde, pues la parte social del festival, que consideramos vital, también necesitó tiempo la noche anterior. A media mañana vamos a ver una sesión especial de Secció Oficinal Fantàstic y la única que veremos de animación en 3D: Gantz: O (Keiichi Sato y Yasushi Kawamura, Japón). La franquicia Gantz sigue creciendo y, en este caso, una nueva película complementa al anime. Dicha franquicia sigue una premisa sencilla y loca, aderezada con humor negro y sexual y una violencia gore. Cuando el protagonista muere asesinado, aparece en una habitación con más personas y una esfera negra. Estas le explican que deben seguir una especie de juego, siguiendo determinadas normas para eliminar amenazas extraterrestres, ganar puntos y poder recuperar su vida anterior.


Vendida como una especie de spin-off, la película adapta un arco argumental que podría funcionar independientemente. El problema llega cuando las presentaciones son excesivas, sólo hay un protagonista real y, lo peor de todo, desaparecen algunas características de la saga. El sexo es nulo, apenas hay humor negro y el gore es demasiado leve. Esto se compensaría si lo que hay en su lugar mereciera la pena, pero lo que hay son numerosas heroicidades al más puro estilo norteamericano, abandonando el espíritu Gantz que tanto público esperaba.

Tunnel (Kim Seong-hun, Corea del Sur), la cual está dentro de la sección Òrbita, es nuestra siguiente película. De nuevo, tenemos que ver cine surcoreano para encontrar el equilibro perfecto entre tragedia y comedia. Un túnel colapsa mientra una persona lo está atravesando en coche, quedando atrapada. Su lucha por sobrevivir y las acciones políticas y personales que se toman en el exterior para el rescate son tan humanas que la película nos atrapa. En lugar de escenas lacrimosas o momentos de acción inexplicables, en Tunnel encontramos a personas lidiando con un problema a través de varios días. 


Nos arriesgamos mucho con otra sesión especial de Secció Oficinal Fantàstic: Yoga hosers (Kevin Smith, Estados Unidos). Sabemos que es un spin-off de su anterior obra, Tusk, y que más que nada es una broma entre colegas y familia. Protagonizan la hija del director, Harley Quinn, y la de Johnny Depp, Lily-Rose. Y a los pocos minutos de empezar comprobamos que sí, que estamos ante una chorrada descomunal que, seguramente, ha sido divertida de realizar. Pero parece un sketch alargado. Una gracieta que apenas tiene en cuenta al espectador. Y esto no tiene por qué ser malo, pero es que tampoco parece tenerse en cuenta a sí misma.

Abandonamos Tramuntana corriendo para dirigirnos a Prado. Llega nuestra última película del Festival de Sitges 2016. La última Seven ChancesArtist of fasting/El artista del hambre (Masao Adachi, Japón y Corea del Sur), una producción muy especial tanto por el relato que adapta, obra de Kafka, como por la biografía de su director. Adachi dejó el cine en los setenta para unirse al Ejército Rojo Japonés. Tras vivir en Líbano y ser arrestado por viajar ilegalmente, pasó un tiempo en prisión y fue deportado a Japón, donde volvió a ser arrestado por el mismo motivo. Actualmente vuelve a dirigir, pues apenas puede salir de su país de origen y se siente terriblemente impotente e inútil. Sabe lo que está sucediendo, comprende su sociedad y las demás, conoce por qué hemos llegado hasta aquí. Así que adapta un pequeño relato para poder gritar.


Adachi dirige, pero claramente él es el artista del hambre que protagoniza la película. Un hombre que, sin motivo aparente ni previo aviso, empieza una huelga de hambre en un punto cualquiera de la ciudad. A partir de ese momento, todas y cada una de las reacciones a su alrededor reflejarán lo que Adachi sabe. Numerosos personajes secundarios irán acercándose al artista del hambre para manifestar diversas políticas, emociones y reacciones. Muchas las comprendemos, otras tantas se nos escapan. El retrato del todo actual es demoledor. Hemos cerrado nuestro paso por el festival con una película que va más allá del fantástico y del cine, incluso de la política.

Mientras tanto, se anuncia el palmarés de esta edición y llueven acuerdos y desacuerdos. Somos incapaces de juzgar, pues decidimos omitir de nuestra programación la ganadora de premio a la Millor Pel·lícula, Swiss army man. Comprendemos tanto la elección del jurado principal como las de los demás. Nos enorgullece que The neon demon, The handmaiden, The wailing, Your name. y Raw hayan recibido premios. Pronto veremos en el Festival de cine de Terror de Molins de Rei la mayoría de premiadas que nos hemos perdido, como Train to Busan, The girl with all the gifts, Under the shadow, I am not a serial killer y The autopsy of Jane Doe. En la clausura, Christopher Walken (The deer hunterThe Dead Zone) recibe el Gran Premi Honorífic. Pasada la medianoche, nos dirigimos a la fiesta de despedida, para encontrarnos con la que ha sido nuestra familia durante nueve días. Ha sido una buena edición que, para bien o para mal, ha sido más diversa que nunca. El año que viene tocará celebrar el quincuagésimo aniversario con Drácula como tema principal y Guillermo del Toro como padrino.

¡Larga vida al fantástico!

15 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 8

Viernes, 14 de octubre



Nos despertamos con tiempo, desayunamos decentemente y vamos a hacer cola en Auditori. De buena mañana vamos a por una de las más esperadas, competidora dentro de Secció Oficial Fantàstic Competició 49: The neon demon (Nicolas Winding Refn, Estados Unidos, Francia y Dinamarca). Como nos informaron días antes, Refn estará ausente durante todo el día, sin poder presentar las películas que ha traído. Pero un pequeño, divertido personal vídeo introductorio nos abre paso a la proyección. Las expectativas y previsiones son casi inevitables, tanto para los fans acérrimos del autor como para sus mejores detractores. Y nada más apagarse las luces, el ambiente dentro de Auditori se transforma.


Primero, a través de la música y muy poco después, mediante la imagen. Ritmos electrónicos y fotografías bellas, frías o tiernas, nos arrastran hasta el ambiente siniestro de una ciudad de Los Angeles que creemos conocer. Durante dos horas tenemos la vista fija en la pantalla. Es muy probable que ya conozcamos el discurso de la historia que se nos muestra, pues podemos estar familiarizados tanto con el superficial mundo de la moda como con la lucha eterna por poseer una belleza inalcanzable. Es con todas las herramientas disponibles, además de música y fotografía, con lo que Refn nos hipnotiza. Los diferentes aspectos de la feminidad y la masculinidad, representados por el diverso reparto, y los evidentes detalles simbólicos enriquecen una sencilla historia para hacer de esta un bello retrato sobre la caza y obsesión de la belleza física. Oímos quejas de que todo parece un homenaje a la actriz principal, mostrándola constantemente. Pero es que hay intención hasta en la elección de la artista que suena durante los créditos finales.

Tras dejar que nos dé algo de aire fresco para recuperarnos, vamos por segunda vez a Tramuntana para ver La región salvaje (Amat Escalante, Dinamarca, México, Francia y Alemania), de la sección Noves Visions One. Con el área rural de México como escenario, la producción nos presenta un drama con varios personajes con vínculos familiares. Cada uno tiene sus propios deseos reprimidos, tanto emocionales como sexuales, y para reconocerlos y aceptarlos entra en sus vidas una misteriosa mujer. Y una misteriosa criatura. Escalante rompe más tabúes a través de un fantástico que se acerca más al realismo mágico. Las relaciones tóxicas, la sexualidad reprimida y el ansia de placer son los principales temas que vemos en una película que, para variar, ya ha sido tildada de provocadora, morbosa e incluso homófoba.


Regresamos a Prado para la última sesión de Red Planet Marx: Test pilota Pirxa/El test del piloto Pirx (Marek Piestrak, Unión Soviética, 1978). En esta ocasión estamos ante el ya habitual argumento de "descubrir quién es un robot". El piloto espacial Pirx es el encargado de tal tarea durante una misión, pero al poco tiempo de comenzar la prueba, comprobamos que el nivel intelectual de los personajes va más allá de los típicos engaños y giros de guión en el último momento. La supervivencia personal o el altruismo son las dos caras que encontramos en la tripulación. Y nos place bastante ver esta combinación, necesaria y poco a poco más ausente, entre ficción científica y moral. Lejos de tener una conclusión basada en la acción, se debate acerca del por qué de los actos del protagonista.

Hoy tampoco nos perdemos la Seven Chances, que en esta ocasión es una retrospectiva presentada por Nicolas Winding Refn: Terrore nello spazio/Terror en el espacio (Mario Bava, Italia y España, 1965). Refn ha dirigido la restauración y nos la ofrece, vía vídeo, como un regalo. Volvemos a ver un precedente, pues tanto a nivel narrativo como visual, encontramos numerosos elementos que nos recuerdan a Alien (Ridley Scott, Estados Unidos, 1979). Tenemos en cuenta su contexto, año y países de producción, y disfrutamos de un clásico tapado por otros clásicos. Incluso vemos como ventaja el estilo de la década, teniendo como resultado una fotografía que combina colores chillones y sombras por doquier. Una historia terrorífica de ficción científica con un final al más puro estilo The twilight zone


Teniendo libre la noche, salimos para encontrarnos con compañía para charlar y beber, pues el festival se acerca a su fin y tenemos mono de debatir alegremente. Como si fuera lo más normal (en este caso lo ese) a la 1:00 nos encontramos a Dolph Lundgren (Rocky IV, The punisher) en la alfombra roja, yendo a recoger su premio Màquina del Temps. Y es que en cada cine empieza una maratón distinta, en las cuales hay películas que nos perderemos sí o sí, pues la mayoría son de las secciones Midnight X-Treme y Panorama Blood Window. El cine no descansa.

14 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 7

Jueves, 13 de octubre



Hoy pasaremos un día ligero en Prado, lo cual nos parece una buena elección para descansar un poco. A media mañana vemos Like cattle towards glow (Zac Farley, Alemania, Francia, Estados Unidos y Canadá), dentro de la sección Noves Visions Plus. Vendida como una controvertida recopilación de relatos pornográficos, contemplamos cinco episodios con distintos protagonistas. El deseo sexual, la homosexualidad y la depresión son los temas principales, y la mayoría de intérpretes son adolescentes, algo que agradecemos enormemente. Lo que podría haber sido una importante llamada de atención resulta ser una tediosa sucesión de escenas que, sin llegar a ser pretenciosas, apenas logran despertar empatía en el público. Reflejar los temas mencionados es algo necesario, pero cuando absolutamente todo es pesimista, lento y decadente parece que se esté mostrando una única cara de un sector oprimido, lo cual puede llegar a restar en lugar de sumar.

La siguiente es otra dentro del Red Planet Marx: Ikarie XB-1/Viaje al fin del universo (Jindrich Polák, Checoslovaquia, 1963). Tras la proyección, comentamos que estamos ante otra gran obra maestra de la ficción científica, precedente de películas más conocidas como, de nuevo, 2001: A Space odyssey. Las influencias, positivas, en esta última y en otras producciones son palpables. Lo más triste es que se aprecia como determinados ideales, presentes en toda la tripulación de la nave, no influyeron tanto en la cultura occidental. El cómo se lidia con los ya habituales problemas de los viajes espaciales es el principal motivo por el cual Ikarie XB-1 merece tanto ser vista como recibir todavía más reconocimiento, además de su excelente diseño de arte.


La tercera película del día es I tempo felici verranno presto (Alessandro Comodin, Italia y Francia), una Noves Visions One. Siendo sinceros, aquí nos perdimos por completo. Seguimos las distintas tramas argumentales y las historias narradas, termina la proyección y apenas comprendemos qué nos han querido explicar. Ubicada en la zona rural y con una curiosa ambientación atemporal, somos testigos, en principio, de cómo una chica va adentrándose poco a poco en el bosque, queriendo escapar de lo que la reprime, en contra de la insistencia de varios cazadores. Pese a lo fascinantes y sobrecogedoras que son algunas escenas nocturnas en medio del bosque, con una linterna como única fuente de luz, la estética no compensa la difícil y casi nula narrativa a la que nos exponemos. Además, unas metáforas demasiado crípticas nos lo ponen más difícil.

Cerramos con O ornitólogo (João Pedro Rodrigues, Portugal, Francia y Brasil), la Seven Chances del día. Poco queremos decir de la película por aquí, pues volvemos a encontrarnos, gracias a esta sección, ante una producción bastante peculiar y personal. Más allá de su discurso, la película cumple a la hora de narrar un viaje único. A lo largo de sus dos horas de duración, nos encontramos con diversos personajes cristianos adaptados al siglo XXI. Su ritmo y duración pueden hacer del visionado algo ligeramente pesado, pero cerramos el día satisfechos, una vez más, de apostar por esta sección. Nos vamos a la cama temprano, pues mañana necesitaremos fuerzas...

Don Coscarelli y Bruce Campbell asisten a la proyección de Bubba Ho-Tep y, por la noche, el segundo recibe el premio Màquina del Temps. También, Mario Casas recibe el premio Bacardi Sitges a l'Esperit Indomable. Sí, cosas del fantástico.

13 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 6

Miércoles, 12 de octubre



Volvemos a hacer un esfuerzo y nos despertamos a una hora decente para poder ver la polémica Raw (Julia Ducournau, Francia y Bélgica), que participa en la Secció Oficial Fantàstic Competició 49. Nos referimos a ella como polémica porque es de estas que, supuestamente, provocó vómitos y desmayos entre el público del Festival de Toronto. Sin ánimo de indagar mucho en el tema, adelantamos que la cosa va más hacia la moral del espectador que hacia lo explícito. Tras verla, por un lado nos decepciona que su premisa, vinculada a la relación de nuestra especie con las demás (la protagonista es vegetariana y empieza a estudiar veterinaria), sea un mero punto de partida para desarrollar la historia principal. Aun así, como producción sobre el brusco despertar sexual adolescente, con sutiles referentes al género fantástico y a determinada criatura, merece la pena. También nos llaman la atención las canciones que suenan durante toda la narración, muy bien elegidas y puestas en contexto.


Nos quedamos en Auditori para la única Sitges Classics que veremos este año: Star trek: The motion picture - The director's edition (Robert Wise, Estados Unidos, 1979). Walter Koenig, Chekov a lo largo de toda la franquicia, recibe el premio Màquina del temps antes de la proyección. Después de un descanso tras una de las mayores obras de ficción científica de la historia, gran apología de la búsqueda y de la ampliación del conocimiento, vamos a ver otra película de la Secció Oficial Fantàstic Competició 49Tenemos la carne (Emiliano Rocha Minter, México). Su director nos la presenta brevemente y en seguida nos encontramos inmersos en un viaje explícitamente sexual e implícitamente político.

Mientras parte del público va abandonando la sala o insiste en hacer saber a los demás su incomprensión respecto a la película, disfrutamos un espectáculo más visual que narrativo. Tenemos la carne parace poco innovadora respecto al género erótico y sexual, pero los tiros van hacia otra dirección. Recordándonos a ratos a Enter the void (Gaspar Noe, Francia, 2009) y a Srpski film/A serbian film (Srđan Spasojević, Serbia, 2010), intuimos que la producción es un golpe sobre la mesa, necesario tanto para romper tabúes como para llamar la atención hacia su país de origen. Toda la acción transcurre en un escenario donde la moral es nula. Donde todos los deseos, con consentimiento propio y ajeno, se satisfacen. Donde el placer, esencial, consigue librarse de la hipocresía y la moral judeocristiana que nos invade desde que nacemos. El éxtasis está asegurado.


Corremos de sala a sala para llegar a la sesión especial de Panorama, Ballad in blood (Ruggero Deodato, Italia), para la cual nos hubiera ido de fábula tener algo de contexto más allá del que nos proporcionó el director: "es una película para los jóvenes que van de Erasmus". Sí, pero también es el primer guion que recibió tras una fallida producción y es un mero capricho. Una slasher estúpido, con personajes estúpidos y giros de guión estúpidos. Constantemente nos viene a la cabeza que esta película se está proyectando únicamente por estar dirigida por una celebridad dentro del género. Una vez más, nos sentimos engañados no tanto por un autor si no por el Festival.

La decepción se compensa, pues hoy sí que podemos asistir a la proyección de una Seven Chances, Begotten (E. Elias Merhige, Estados Unidos, 1990). La Associació de Crítics i Escriptors Cinematogràfics de Catalunya ha vuelto la vista atrás para recuperar una cinta experimental olvidada. Dedicarle demasiadas líneas nos parece absurdo. Pese a acercarse a algo como Eraserhead (David Lynch, Estados Unidos, 1977) o Tetsuo (Shinya Tsukamoto, Japón, 1989), la película, sin diálogos ni música y con un contraste altísimo entre blancos y negros, logra algo inaudito: Somos testigos de un Génesis desconocido, intenso y violento. Y demasiado familiar.

Rob y Sheri Moon Zombie han estado todo el día por el festival, visitando la exposición de carteles sobre su obra, dando una clase magistral y, finalmente, pasando por la alfombra roja para entrar a Auditori y presentar 31 (Rob Zombie, Estados Unidos), otras de las sesiones especiales de Secció Oficial Fantàstic. Las expectativas son altas, tanto que a Àngel Sala (director del festival) se le unen Mike Hostench (subdirector) y Diego López (Brigadoon) durante la presentación, no tanto como responsables si no como fans acérrimos. Las palabras Rob son breves y la proyección empieza entre muchos aplausos.


Utilizando las mismas herramientas que con otros títulos de su filmografia, Zombie ha realizado una película más. Parece seguir un manual de principio a fin, incluso en su estremecedor prólogo, su estirado nudo o su épica conclusión. Lo bueno es que sigue un buen manual y cuando 31 termina, la aprobamos sin más. Pese a un par de líneas divertidas y algunas escenas gore cañeras, el resto es modesto y entretenido, sin llegar a aportar algo nuevo al género, ni siquiera en forma de homenaje.

Para que cada día sea un Día Sitges, debemos perdernos alguna proyección y llorar antes de ir a dormir. La proyección de Revengeance (Bill Plympton, Estados Unidos) ha estado presentada por el animador, que después ha contestado preguntas y firmado y atendido a su público. Jo.

12 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 5

Martes, 11 de octubre


Hoy es un día largo. Y asiático. 8:15, entramos en Auditori para ver una de las películas más esperadas del festival, Agassi/The handmaiden/La doncella (Park Chan-wook, Corea del Sur). Otra de las pocas participantes de la Secció Oficial Fantàstic Competició 49 que veremos. Park adapta la novela inglesa Fingersmith de Sarah Water y la ambienta en los años treinta del siglo pasado, durante la ocupación japonesa de Corea (el mismo contexto de The age of shadows). El planteamiento es de manual y huele a novela histórica erótica de bolsillo: Una joven de clase baja debe engañar a una dama japonesa, siendo su doncella, para que desee casarse con un tercer protagonista: el Hombre. Durante sus tres partes, prácticamente todos los aspectos del film están muy cuidados y bellamente equilibrados. Además de la dirección del autor, nos asombramos ante una música delicada, un diseño de arte precioso y detallista y unas interpretaciones muy humanas.


Pero a medida que la narración avanza, somos testigos de múltiples historias más. Despertar sexual, guerra de poder y clases, un análisis del erotismo japonés y de la figura de la mujer en éste... The handmaiden utiliza una bella historia de amor y desamor para mostrar, de manera explícita, la comunicación a través del amor y, sobre todo, del sexo. Nos encontramos ante una de las películas de esta edición y nos es difícil dejar de aplaudir mientras Auditori se vacía.

Vamos hasta Prado para ver otra de Anima'tKimi no na wa./Your name is./Tu nombre es. (Makoto Shinkai, Japón). La sala vuelve a llenarse de un público muy diverso y la magia empieza pronto. Tras unos títulos de crédito que parecen más adecuados a una serie que a una película, y que desvelan futuros giros de guión de ésta, nos presentan a una adolescente de pueblo y a uno de ciudad. En seguida descubren que, algunos días, sus cuerpos se intercambian. A partir de este momento se plantea una relación muy especial que, por suerte, deja en seguida a un lado estereotipos de género que preferiríamos que se omitieran a estas alturas. La historia avanza y avanza hasta alcanzar un clímax muy emotivo pero poco original, pues salvando algunos detalles, la estructura principal es demasiado similar a la de otra película asiática (con remake) que no mencionaremos por respeto al lector.


Nos quedamos en Prado aquellas personas excesivamente curiosas. Pues hoy empieza la sección Red Planet Marx, dentro de la habitual Sitges Classics. Cine soviético precedente de la ficción científica que tantos conocemos y creemos pionera. Para empezar bien, la primera sesión es doble y vemos Doroga k zvezdam/Camino a las estrellas (Pavel Klushantsev, Unión Soviética, 1957) y Planeta bur/Planeta de las tormentas (Pavel Klushantsev, Unión Soviética, 1923). Camino a las estrellas es un documental que nos enseña la historia de Konstantin Tsiolkovski, el padre de la cosmonáutica, y sus primeros estudios sobre un ascensor especial, más tarde rebautizado como cohete. El documental gira lentamente hacia la ficción cuando nos muestra cómo los soviéticos llegan a la luna de la Tierra para empezar a colonizarla. Queda en nuestro recuerdo su memorable frase "La Tierra es la cuna de la humanidad, pero no se puede vivir en la cuna para siempre".

Planeta bur es ficción científica pura y dura, de esas de una tripulación bajando a un planeta desconocido, encontrando divertidos monstruos y misterios indescifrables. Pero lo más destacable son los diseños de arte, que una década después influirían muchísimo, desde en la (ahora no tan pionera) obra maestra 2001: A Space odyssey (Stanley Kubrick, Reino Unido y Estados Unidos, 1968) hasta en la reciente Prometheus (Ridley Scott, Estados Unidos, 2012).  Y nunca olvidaremos al robot que acompaña a los protagonistas, John, ni a sus respuestas haciendo apología a la libertad. Desde esta primera sesión ya agradecemos la existencia de esta sección.


A media tarde vemos en Retiro la opera primera por partida triple Trivisa (Frank Hui, Jevons Au y Vicky Wong, Hong Kong), apadrinada por alabado director y productor Johnnie To (Election, Hong Kong, 2005), ubicada en la sección Òrbita. Pero ninguno de estos datos hacen que veamos la película con otros ojos. Estamos ante una de los visionados más tediosos en festival, del cual su premisa se alarga hasta el final y nos deja con una sensación de que, realmente, ni se ha narrado nada ni se nos han mostrado personajes propiamente dichos. Basada en un evento ocurrido en 1997, en el cual los principales ladrones organizados del país estuvieron apunto de trabajar juntos, Trivisa cierra nuestra tarde como un thriller anti climático.

Vamos a cerrar la noche con otra de la Secció Oficial Fantàstic Competició 49Gokseong/The wailing/El extraño (Na Hong-jin, Corea del sur). Su duración de tres horas y cuarenta minutos nos asusta. Mientras la vemos, sus cambios de género nos marean pero la ambientación nos sobrecoge. Pasa una hora y sabemos poco sobre lo que realmente está ocurriendo. Pasa otra hora y seguimos o igual o más confundidos. A ratos estamos cansados, a ratos tenemos miedo. La película termina y sentimos algo que muy pocas producciones han conseguido: Sentimos que Él nos ha engañado. Entendemos por qué, pero es tarde para rectificar en nuestra opinión. Lo ha conseguido, probablemente una vez más, y nos retiramos derrotados mientras aplaudimos.


A todo esto, se ha presentado la esperada restauración de Phantasm (Don Coscarelli, Estados Unidos, 1979). Dominic Monaghan (The Lord of the Rings, Lost) ha llegado para presentar Pet (Carles Torrens, España y Estados Unidos). Nos hemos perdido otra Seven Chances, In a valley of violence (Ti West, Estados Unidos), y estamos tristes por ello. Paul Schrader recibe el premio Màquina del temps, Ruggero Deodato (Cannibal holocaust) la María Honórifica y Terele Pávez (El día de la bestia) el Premi Nosferatu.

11 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 4

Lunes, 10 de octubre


Comenzamos la semana en Auditori con nuestra primera película de la Secció Oficial Fantàstic Competició 49Dog eat dog (Paul Schrader, Estados Unidos). El director y guionista reúne a dos interpretes con los que ya ha trabajado, Willem Dafoe (Antichrist) y Nicolas Cage (Wicker man), provocando que coincidan de nuevo tras Wild at heart (David Lynch, Estados Unidos, 1990). Lo que empieza como una arriesgada historia de ex-convictos reincidentes narrada mediante curiosas escenas monocromáticas y psicodélicas termina mutando en una historia más con una última media hora tediosa y previsible. La salvan por los pelos determinadas escenas protagonizadas por los dos grandes del cartel.

Vamos hasta Retiro para ver Tower (Keith Maitland, Estados Unidos), otra Noves Visions Plus. Con testimonios e imágenes de archivo tratadas mediante rotoscopia somos testigos del primer tiroteo en un centro educacional estadounidense. Procurando ser lo más objetiva posible, la película va directa hacia nuestras emociones al mostrar todo lo que vivieron y sintieron algunas personas supervivientes del evento. Una proyección necesaria, sobre todo cuando el asunto de la posesión y el uso de armas empieza a ser algo reiterativo.


Johnny Frank Garrett's last word (Simon Rumley, Estados Unidos), película dentro de Panorama Fantàstic, es la tercera proyección a la que asistimos. Basada en una historia real de la cual se realizó un documental, somos testigos de un juicio injusto por falta de pruebas. El acusado, antes ser ejecutado, maldice a toda aquella persona relacionada con su condena. Entonces, varias personas relacionadas van muriendo en extrañas circunstancias. De ficción sobre la paranoia y la culpa a maldiciones malinterpretadas y representadas mediante espíritus malvados. Una lástima, pues la oportunidad está ahí pero se prefiere, por enésima vez, lo explícito. Al menos su montaje, con transiciones aceleradas y una creciente locura, se salva.

Salt and fire (Werner Herzog, Francia, Estados Unidos, Alemania y México) es la última que vamos a ver hoy. Auditori. Sesión especial de Secció Oficinal Fantàstic. Herzog. Shannon. Tenemos expectativas y poco antes de verla nos comentan que es la peor del autor, así que entramos con más ganas para juzgarla en condiciones. Con una premisa muy sencilla y definida por el programa del festival como un eco-thriller, las sorpresas llegan pronto. La actriz principal, Veronica Ferres, parece no saber dónde está. Los secundarios son ridículos. El humor desconcierta y expulsa a público de la sala. La cosa pinta mal.


Pero Herzog sabe lo que hace. Lo mencionado, además de otros elementos, forman parte de un todo. El estilo del autor se aprecia de principio a fin y narra una historia con discurso mientras entretiene de un modo muy particular. Cuando termina, tras noventa minutos, se ha creado un universo en el que personajes (y esperemos que público) aceptan la situación en la que se encuentra el planeta. Sin olvidar la belleza de éste y de los pequeños momentos.

Mientras tanto, Paul Schrader es invitado a cenar pero espera a mañana para recibir un premio. Y nos lamentamos por no haber podido asistir a la segunda proyección de Seven Chances: The silenced (Lee Hae-young, Corea del Sur). A escribir y dormir, pues mañana necesitaremos fuerzas.

10 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 3

Domingo, 9 de octubre


Por la tarde empezamos el día más tranquilo de todo el festival, que también resulta ser el más decepcionante. Primero vamos a Retiro para ver Beyond the gates (Jack Stewart, Estados Unidos), de la sección Panorama Fantàstic. Su director, junto con la protagonista Brea Grant (Halloween II, Pitch perfect 2) y la estrella de la película, Barbara Crampton, presentan la producción. La cosa queda como una versión terrorífica de Jumanji (Joe Johnston, Estados Unidos, 1995), salvo por un ritmo irregular debido a numerosas pausas por parte de los protagonistas mientras juegan al misterioso juego. Pese a su corta duración se nos hace lenta y la combinación de humor, drama y terror resulta fallida. Barbara recibe el premio Màquina del Temps esta misma noche.

Después nos movemos hasta Prado para el pase de Vestigis/Vestigios (Iván Morillo, España y Suiza), de Noves Visions Plus, presentado por su director, el productor Thomas Spieker y el guionista Iván Humanes. La curiosidad del día es que el pase anterior ha sido Are we not cats, con la presencia de su director, que lidera una curiosa marcha de gente alzando una gran bola de pelo vista en la película. Volviendo a Vestigis: Rodada independientemente en Roses, un misterioso psicólogo lleva a cabo una inusual terapia de pareja. Lo que empieza como una pequeña historia con drama familiar, romance y suspense termina pareciéndonos una sucesión de escenas inconexas con la misma pretenciosidad que tiene el personaje del psicólogo, afirmando que la psicología es inútil. La apuesta es necesaria, pero perdemos.



Abandonamos la rueda de preguntas y respuestas para hacer cola, en el mismo cine, para la primera proyección de la que consideramos la sección más atrevida, Seven Chances. El documental David Lynch: The art life (Jon Nguyen, Olivia Neergaard-Holm y Rick Barnes, Estados Unidos y Dinamarca) nos muestra las dos primeras décadas de la vida del artista, narradas por éste mismo. Desde su nacimiento hasta el rodaje de Eraserhead, Lynch explica con detalle su infancia y su adolescencia, incluyendo todo aquello que rondaba por su cabeza. La obra es adecuada como introducción a quienes hayan descubierto recientemente al artista. Para las personas ya informadas apenas habrá nada nuevo y, para colmo, el abuso de largos planos con Lynch fumando o reflexionando y la invisibilidad de la voz en off dejan la amarga sensación de que podríamos habernos acercado más al autor. Lo más probable sea que éste se niegue a ello. En conclusión, el aliciente para ver el documental son las numerosas obras de arte que nos muestran, así como el proceso de creación de algunas de estas.

09 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 2

Sábado, 8 de octubre


Comenzamos el día con The end (Guillaume Nicloux, Francia), protagonizada por un cazador interpretado por Gérard Depardieu (Novecento, 1492: Conquest of Paradise). Le acompañamos mientras se pierde en un laberíntico bosque y se relaciona con personas enigmáticas. Con una correcta corta duración y una conclusión ligeramente ambigua, la obra queda en el recuerdo como una extraña y, a ratos, inquietante pesadilla. La presencia del personaje de Depardieu es sobrecogedora...

Nos desplazamos hasta Auditori para ver otra sesión especial de la Sección Oficial Fantàstic: Hell or high water/Comanchería (David Mackenzie, Estados Unidos) es la primera sorpresa del festival. Un western ambientado en la Texas actual sigue a dos ladrones de bancos y al sheriff que pretende arrestarles, mientras se reflejan objetivamente las políticas e ideologías del sur de los Estados Unidos. Todo ello aderezado con la música de Nick Cave, unos diálogos sinceros y verosímiles y suaves movimientos de cámara que narran toda la acción.


Kokoro ga sakebitagatterunda./The anthem of the heart/El himno del corazón (Tatsuyuki Nagai, Japón), subtitulada Beautiful word beautiful world es la primera Anima't que vemos. Prado se llena de un público de todas las edades, destacando adolescentes y familias. Y es que la película parece estar dirigida principalmente a ellas. Protagonizada por una chica con graves problemas de comunicación con su madre y sus compañeres de clase, se trata repetidamente el problema que hay respecto al uso de las palabras y cómo estas pueden tanto herir como curar.

Los nervios y las expectativas en las colas de Auditori van en aumento. Algunas personas ya la han visto en Tramuntana y sus opiniones son muy diversas. Llega el momento del regreso del rey de los monstruos. Shin Gojira/Godzilla Resurgence (Hideaki Anno y Shinji Higuchi, Japón) es el tercer reinicio de la franquicia y la vigésimo novena entrega producida por Toho. Han sido cinco décadas en las que la bestia ha tenido diversos orígenes y ha representado, metafóricamente, varias amenazas reales. Es por ello que, ahora, tanto el monstruo como la narrativa de su película sufren un cambio radical


Dejando la destrucción y los ataques masivos al monstruo en segundo plano, Shin Gojira arranca con el primer ataque de la criatura y el ritmo apenas se ralentiza unos minutos durante las dos horas de duración. Numerosos personajes con cargos políticos se reúnen y debaten sin cesar para determinar cómo responder a la aparición de un titán nuclear que está apunto de hacer desaparecer la capital de Japón. Que uno de los directores sea el responsable de la franquicia Evangelion se aprecia de principio a fin, pues la película alterna estilos cinematográficos a la hora de mostrar a las víctimas, a los protagonistas y a Gojira. Además de tener música compuesta por Shirō Sagisu y reciclar tanto temas de la serie de animación como una recopilación de las mejores composiciones realizadas para las películas del monstruo.

Conseguimos ver todas las sesiones especiales de Noves Visions yendo a la proyección de La propera pell/La próxima piel (Isaki Lacuesta e Isa Campo, España y Suiza, 2016), drama familiar ubicado en el norte de España que combina las lenguas catala, española y francesa. Una historia sobre la pérdida y la búsqueda de identidad (familiar, laboral, sexual). El pase tuvo presentación y ronda de preguntas y respuestas con Isa Campo, Oriol Maymo, Àlex Monner, Igor Szpakowski, Greta Fernández y Mikel Iglesias.


El evento a destacar del día fue la tradicional Zombie Walk, este año presentada por Barbara Crampton (Re-AnimatorYou're next). Michael Biehn (Terminator, Abyss) también apareció para presentar la proyección de Classics de Aliens (James Cameron, Estados Unidos, 1986).

08 October, 2016

Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 1

Arranca la cuadragésimo novena edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, Festival de Sitges de aquí en adelante. Con la eterna franquicia Star trek como imagen y tema principal, el evento promete, de nuevo, una gran cantidad de emociones, sustos, reflexiones, risas y lágrimas. Título Original está presente de principio a fin para recibir una dosis determinada, variada, la cual queda reflejada en estas crónicas sin dejar a un lado la programación más destacable. Y cada día tendrá una canción.

Viernes, 7 de octubre


Por la mañana vemos un par de películas de Noves Visions Plus y One (respectivamente) en la Sala Prado. Primero le toca a Are we not cats (Xander Robin, Estados Unidos). Con una corta duración, narra una simple historia de "chico conoce chica" con la peculiaridad de que ambos padecen tricotilomanía, o el arrancamiento compulsivo del pelo, y tricofagia, o la ingesta compulsiva de éste. A través de unos personajes principales y secundarios muy bien escritos e interpretados y una estética que alterna lo decadente y lo bello, el simple romance se cierra correctamente y queda en el recuerdo como una curiosa anécdota.


La siguiente es Here alone (Rod Blackhurst, Estados Unidos). Parte de una interesante premisa con una mujer que, tras una epidemia, lo ha perdido todo y vive oculta en el bosque. Supervivencia verosímil y un ritmo lento abren la película adecuadamente para que flashbacks innecesarios y moral judeocristiana la conviertan en una sucedáneo pobre de la serie de televisión The walking dead.

Entrada la tarde nos desplazamos hasta el Auditori Melià para ver Miljung/The age of shadows (Kim Jee-woon, Corea del Sur), de la sección Òrbita. Ambientada en la década de los treinta, durante el Movimiento de Independencia de Corea, sigue a un miembro de la policía japonesa de origen coreano interpretado por Song Kang-ho (Sympathy for Mr. Vengeance, The host). Durante un juego de espías entre dicha policía y la resistencia coreana, tanto el protagonista y como el espectador empatizan con los llamados terroristas, gracias a diálogos sobre la lucha contra la opresión. A lo largo de toda la película, numerosas secuencias con espectaculares movimientos de cámara y ensordecedores disparos sacuden la sala y provocan una ovación tras la conclusión.


Diez minutos separan esta proyección de la siguiente, una sesión especial doble de Noves Visions con Sion Sono (Love exposure, The virgin psychics) como protagonista. El primer plato es el documental Sono Shion to iu ikimono/The Sion Sono (Arata Oshima, Japón). Filmado durante el rodaje de su última película, muestra numerosos momentos íntimos y sociales del artista. Pequeñas reflexiones tras un par de cervezas y grandes escenas con familia y conocidos nos acercan un poco más al polémico y, en parte rechazado, autor. El segundo plato es Hiso hiso boshi/The whispering star (Sion Sono, Japón). Basada en un guión escrito hace más de veinte años, una humilde historia de ficción científica ralentiza el ritmo de las proyecciones en Prado. Contrastando con el humor y el gore macarra que populariza a su director, la peli, con un único plano a color, transmite las sensaciones de una humanoide en la soledad del espacio exterior.

Acercándose la media noche volvemos a Auditori a una sesión especial de la Secció Oficial Fantàstic para comprobar por qué Colossal (Nacho Vigalondo, Canadá) es el kaiju eiga, o película de monstruos, que ha hecho sonar las alarmas de los estudios norteamericanos por superar las adaptaciones del género realizadas hasta la fecha. Y efectivamente, la obra es un gran punto de originalidad tras decenas de entregas sobre gigantes arrasando ciudades y personajes planos olvidables. Con una tremenda facilidad para pasar de lo divertido y ridículo a lo más trágico, Colossal cierra el primer día con más aplausos y la certeza de que Vigalondo es un autor que conoce los géneros que trata y los enriquece con algo fresco.


Si bien no llegamos a ver la película de inauguración, Inside (Miguel Ángel Vivas, España), nos llegan noticias tras sus tres pases. Como remake demasiado prematuro de À l'intérieur (Julien Maury y Alexandre Bustillo, Francia, 2007), apenas aporta algo nuevo. Su tercer acto reduce la violencia característica del torture porn francés pero, tras su conclusión, prácticamente todo queda en el olvido. Durante la gala de inauguración se entrega el Gran Premi Honorífic a Max von Sydow (El manantial de la doncella, The exorcist).

24 May, 2016

Gwyneth Paltrow, Robert Downey Jr y Chris Evans sorprenden a un fan de San Diego

A pesar de desgracias tan desoladoras como una enfermedad, nunca es mal momento para sonreír y seguir adelante pese a padecer leucemia. Esta fue la idea de Ryan Wilcox, un muchacho de San Diego que tras ser diagnosticado con esta enfermedad muchos fueron quienes le apoyaron para llegar a conseguir su gran sueño, que es conocer a sus protagonistas de Civil War.

La historia de este suceso ocurrió cuando Wilcox escribió un comentario a la actriz Gwyneth Paltrow contándole lo sucedido a través de un comentario en la red social Instagram. Tras esto muchas fueron las insistencias de sus amigos hasta que  un tiempo más tarde Paltrow sorprendió con un post en su red comentando… Vamos a hacerlo… junto a una foto con Robert Downey Jr. Y Chris Evans.

Si amigos, esto significaba algo tan precioso como que Paltrow, Robert Downey Jr. Y Chris Evans habían confeccionado sus agendas para estar disponibles y viajar hasta la residencia de Wilcox para pasar la tarde con el. Un acto precioso que curiosamente nos tiene bastante acostumbrados esta serie de actores.

Para terminar el día, Paltrow publico algo tan bonito como es: “Hoy @ryanwilcox0303 recibió una pequeña sorpresa. Gracias al increíble #chrisevans y a mi mejor compañero de trabajo @robertdowneyjr por ser los hombres que son. Y gracias a la familia Wilcox por su hospitalidad” … Una publicación acompañada con una foto de Evans y Downey junto al joven muchacho. Un acto tanto precioso como concienciador.




Síguenos en Twitter: @Tituloriginal o en Facebook