30 January, 2014

Crítica de 'Nebraska'. Postales desde el mundo de Alexander Payne

Unas de las cintas favoritas para la Academia anualmente, suelen ser este tipo de películas que se nos presentan por lo menos una vez al año y una de esas citas que no pueden faltar para tranquilizarnos el espíritu humano y que de paso son encargadas de sanear el alma y aplicarnos algo de oxígeno en este viaje tan complicado de entender.

'Nebraska', es el último trabajo del realizador Alexander Payne tras cintas tan elogiadas por la crítica como "Entre copas (2004)","A propósito de Schmidt (2002)","Election (1999)" o joyas como "Ciudadana Ruth (1996)" o la reciente "Los descendientes (2011)", irónicamente, casi nada.

Podríamos decir que el cine de Payne juega en la otra liga, no tiene prioridad en abrirse paso de cualquier manera entre todos los títulos que habitualmente abundan en la taquilla cual gladiador en la arena, su finalidad no es el público de masas, no es pisar, sino más bien compartir; es algo más independiente, le da más importancia a las sensaciones del espectador que acumular fondos en taquilla durante su primer fin de semana; no le importa que se proyecte en 15 salas o 150, sabe que los incondicionales asistirán cual maestro y alumno...cine de buenas intenciones, muy cuidado, emotivo y de muy buen hacer, en que la poesía cinematográfica y el humanismo más profundo se dan la mano, todo cocido a fuego lento sin prisas pero sin pausas; que llena, que enseña, que transporta, muestra o sugiere, que se encuentra en los detalles y en cómo nos lo cuenta, algo más costumbrista y delicado.

Cantidad de premios alaban a la cinta que nos ocupa; 6 nominaciones a los premios Oscars, 5 nominaciones en los Globos de Oro, mejor actor en el Festival de Cannes, 3 nominaciones a los premios Bafta, 6 a los Critics Choice, 2 a los Satelitte Awards y considerada una de los 10 mejores cintas del año... y por si fuera poco el film también ha sentido el calor de un público que cada vez muestra más su hambre por historias sencillas y personales.

La película es su actor, no nos engañemos, 'Nebraska' es Bruce Dern, ese veterano actor que posee uno de los CV más largos de su oficio, veterano donde los haya, y como suele ocurrir en este mundo al revés, más conocido tal vez por su hija que por él mismo; que parece haber encontrado en "Nebraska" un papel escrito especialmente a su medida (ironicamente se le ofreció anteriormente al ya retirado Gene Hackman) y que a la vez Payne homenajea de forma magistral y entrañable, mostrando más un punto y final que una continuación a toda su impecable carrera, otorgándole un personaje protagonista que plasmado en el celuloide ya queda en el recuerdo.

El director esta vez utiliza el blanco y negro (aspecto artístico preferido en su niñez) como recurso técnico para contarnos una historia intimista, triste, melancólica, a la vez dramática, poco esperanzadora, en forma de pequeña y modesta road movie con pequeños toques de humor negro y todo en forma de fábula americana; básicamente utiliza de nuevo la misma receta de su "Don Perignon" cinematográfico sin perder su aroma al descorcharlo. La base de su éxito es la misma, cine personal y muy cercano que nos esboza una pequeña sonrisa a todos nosotros seas americano o europeo, para hablarnos sobre temas universales tan peliagudos como pueden ser el alzhéimer, las relaciones entre padres e hijos, la convivencia, la vejez, el desengaño, los tiempos pasados, el alcoholismo, etc... todo se muestra presente de una forma cálida, armoniosa y muy muy fina acompañado de una genial banda sonora entre lo crepuscular y lo cotidiano como si de un western rural se tratara.

La cinta está rodada magistralmente; encuadres perfectos, muy descriptivos como si de una maravillosa postal se tratara; porque señores, sus películas son eso, postales que nos envía de tanto en cuando; sea en vacaciones, desde el trabajo, desde una típica comida o reunión familiar, desde el campo o desde una solitaria carretera...

'Nebraska' nos habla de cuestiones tan humanas como pueden ser la envidia, pero sobretodo la buena fe de las personas a veces imperceptible, a veces demasiado a la vista...dejando un pequeño espacio para poner alguna que otra denuncia sobre cuestiones (sobre todo económicas) que se dan en estos tiempos tan dudosos en que vivimos.

La cinta es de digestión exquisita sin recalcar ninguna escena en particular y si destacar todo el conjunto en general a modo de cuento moderno equiparable a trabajos como pueden ser "Una historia verdadera (1999)" de David Lynch entre otras, la cual te genera esa sensación de vacío y tristeza al acabar la cinta; una soledad compartida que como espectador nos llevamos a casa, pero personalmente el cine sería algo transparente sin textura o algo no tan importante en nuestras ajetreadas vidas si no nos crease vacíos, nos marcara y nos dejara sensaciones tan agridulces como esta sin que pudiéramos llevarnos con nosotros alguna que otra cicatriz.

Clase de lección magistral o el saber apreciar la tranquilidad y descubrir que el silencio habla. Cine de sensaciones.

'Nebraska' llega a los cines Españoles el 7 de Febrero.

Calificación: 8´5/10.

Crítica de Jordi Sánchez.


PD: Mil gracias a Vértigo Films por dejarnos asistir a su pase de prensa.

Síguenos en Twitter: @Tituloriginal o en Facebook