14 April, 2012

La pesca del salmón en Yemen

Ewan McGregor (Beginners) y Emily Blunt (Destino Oculto), junto a la actriz nominada al Oscar© Kristin Scott Thomas (El Paciente Inglés) y Amr Waked (Syriana) protagonizan esta extraordinaria historia de la pesca de salmón y la sátira política. Una historia de heroísmo inesperado, de amor tardío y de un intento de hacer posible, lo imposible.Dirigido por  Lasse Hallström, nominado al Oscar© por Chocolat y escrito por Simon Beaufoy, también nominado al Oscar© por Slumdog Millionaire, este largometraje está basado en la aclamada novela de  Paul Torday sobre un científico que busca hacer realidad el sueño de un jeque, importando el deporte de la pesca con mosca a Yemen. 


La pesca del Salmón en Yemen es una  fábula moderna y romántica que cuenta la historia de un funcionario retraído llamado Doctor Alfred, o Fred Jones (Ewan McGregor), que trabaja como científico en el Ministerio de Agricultura y Pesca. Su rutina diaria y su matrimonio estancado sufren  un giro inesperado al verse involucrado en el plan de un jeque yemení (Amr Waked) obsesionado por la pesca con mosca y que sueña con conseguir lo imposible: introducir salmones en los wadis (es una palabra de origen árabe utilizado para denominar los cauces secos o estacionales de ríos que discurren por regiones cálidas y áridas o desérticas) de Yemen.
Cuando el gobierno Británico, desesperado por un jugoso titular de prensa, se entera del plan del jeque, Patricia Maxwell (Kristin Scott Thomas), la temida portavoz del Primer Ministro, se pone manos a la obra —Se trata de una buena historia que ayudará a desviar la atención del público sobre la última metedura de pata del gobierno. El proyecto se lo adjudican a Fred, a quien la historia no le seduce en absoluto. Para una mente  lógica y científica como la suya, la mera idea de introducir salmón en  Yemen es una locura. 


Sin embargo, el carismático jeque, con su visión mística, logra convencer a Fred quien acaba enamorándose de su representante  Harriet Chetwode-Talbot (Emily Blunt), una inglesa joven, guapa y encantadora, que le acompaña en su viaje por Yemen.  Fred se dispone a ayudar a Harriet con alguno de sus problemas personales y va dejando de lado su agudo cinismo. Con el apoyo de Harriet,  Fred se entrega al excéntrico reto del jeque emprendiendo un viaje que le llevará al reencuentro de sí mismo y al redescubrimiento del amor.

Protagonizada por Ewan McGregor (El Escritor), Emily Blunt (El Diablo se viste de Prada) y Kristin Scott Thomas (Mi nombre es John Lennon), LA PESCA DE SALMÓN EN YEMEN basada en el exitoso best-seller de Paul Torday ha sido dirigida por Lasse Hallström (Chocolat, Las normas de las casa de sidra), producida por Paul Webster (Brighton Rock, Expiación),  y adaptada a la gran pantalla por Simon Beaufoy (Slumdog Millionaire).

El libro inspiró a un crítico a comentar: “si puedes visualizar The Office mezclado con  Yes, Minister, tendrás una idea clara de lo divertida que es la película.” El primer libro de Paul Torday, publicado en 2006, LA PESCA DE SALMÓN EN YEMEN, emocionó a los críticos por su inteligente mezcla de comedia, drama, romance y sátira política. Cuando el productor Paul Webster lo leyó, supo que podía trasladarlo a la gran pantalla. 
“Nada más leer el libro, supe que podía convertirlo en película,” dice Webster. “Disfruté del estrafalario inglés, su mezcla de romance, casi irreal y su ferviente sátira política. También me atrajo el descaro con el que está escrito.”

La historia narra la aventura de Fred Jones (Ewan McGregor), un científico del Ministerio de Pesca, anclado en un matrimonio sin amor y muy  “práctico”.  Su vida da un vuelco radical al poner en marcha un proyecto que estima descabellado: introducir la pesca de salmón en los áridos wadis del Yemen. El impulso detrás de este plan alocado proviene de un jeque yemení (Amr Waked), dueño de una propiedad deportiva en Escocia y convencido de que  la introducción de su hobby en su país natal, ayudará a promover la paz y la espiritualidad en una parte del mundo, asolada por los conflictos.

Cuando la Relaciones Públicas del Primer Ministro Británico, Patricia Maxwell (Kristin Scott Thomas) conoce el plan del jeque, lo ve como una oportunidad ideal para explotar una historia positiva e interesante y sobre todo desviar la atención de la última metedura de pata del gobierno.  Asigna a Fred, no sin presión, el encargo de llevar a cabo el sueño del jeque, ayudado por la joven y dinámica representante del mismo, Harriet (Emily Blunt). Mientras Fred se lanza a la aventura, va disminuyendo su intransigencia y acaba sucumbiendo al encanto contagioso del jeque, de su plan y de la atractiva  y efervescente  Harriet. Como sucede en muchas primeras novelas, hay ingredientes autobiográficos del autor en el personaje principal.“En mi primera comida con Paul Torday, que vino desde Northumberland en tren, tuve la repentina sensación de estar delante del mismísimo Fred Jones. Era como si hubiese venido el mismísimo personaje,” dice  Webster. “Esta situación fue determinante. Paul aportó una visión muy personal y la enmarcó en una historia estrafalaria, muy british, que logró  comunicar al mundo entero. Este tipo de cosas se nos da  muy bien en este país.”A pesar del entusiasmo de Webster, llevar a cabo el proyecto fue todo un reto.  La novela de Torday se compone exclusivamente de emails, notas y cartas. No hay intercambios en primera o tercera persona y mientras el libro es una pieza de una gran técnica, la adaptación supuso un esfuerzo titánico. Por ello, Webster puso el ojo en Simon Beaufoy, el guionista de The Full Monty, Slumdog Millionaire y 127 Horas.

“Elegir a Simon como guionista fue una elección brillante,” dice Webster, “porque la historia, en cierta manera, se parece a The Full Monty. Simon tiene mano para la comedia y es un experto cuando se trata de adaptaciones.”

“Su reto principal fue  unir la trama de sátira política con la comedia romántica de Fred y Harriet. La sátira funciona bien en el medio escrito o en la televisión pero rara vez funciona en el cine.”

Mientras que la esencia de la trama política permanece intacta, las situaciones y circunstancias de la película no reflejan hechos o personas reales. “Mientras trabajaban en el guión, decidieron no incluir la sátira real porque no sobreviviría durante mucho tiempo,” explica el director, Lasse Hallström. “Así que decidieron evitar asuntos específicos e intentaron crear una historia más accesible al público.”

Hallström piensa que el guión de Beaufoy es uno de los mejores que ha leído  “en muchos, muchos años. Tiene un sentido de humor muy inglés, que no puedes encontrar en el día-a-día de Estados Unidos. Me encanta el tono, el sentido del humor y la variedad de registros. Es un viaje emocional, parecido a una fábula, tiene emociones y relaciones muy reales así como elementos bizarros,  esa mezcla me gusta. Me identifico con el sentido de humor europeo y haber podido contar con Simon Beaufoy como guionista ha sido un honor. Me encanta su forma de escribir.”

Para la actriz, Emily Blunt, que hace el papel de Harriet, la lectura del guión de Beaufoy fue cautivadora. “Me enamoré del guión,” dice ella. “Tiene tanto encanto e ingenio y refleja la forma de hablar que tenemos los seres humanos. Es muy difícil encontrar guiones así. Muchas veces están llenos de clichés, sobre todo en las historias de amor.”

Cuando los padres de la actriz supieron que le habían ofrecido el papel en la película, rompieron con la tradición y la llamaron por teléfono. “Fue la única vez que me llamaron para decirme ‘¡Tienes que hacerlo!’ En ese momento, era su libro preferido,” dice Blunt.“Para ellos se trataba de algo muy especial.  El guión tiene un tono distinto al del libro y los personajes quizás son algo más coloridos en el guión. Los elementos políticos siguen estando allí pero no son tan específicos.”
Kristin Scott Thomas, nominada al Oscar,  interpreta el papel de Patricia Maxwell, una política dura y manipuladora y está de acuerdo con Emily. “Leí el libro hace años y no pude parar de reír,” dice Scott Thomas. “Sin embargo el guión está escrito de una manera totalmente distinta.  Para empezar, mi personaje en el libro es un hombre y el libro es bastante más político. Pero la esencia está ahí y es extremadamente divertida.”
Fue precisamente el humor del guión lo que embaucó al protagonista Ewan McGregor. “Me gustó el tono del guión. El tono de la comedía es muy interesante. Resulta más abierto al comienzo pero luego se va estrechando. No parece una de esas películas inglesas a las que estamos acostumbrados. Esta comedia ocupa un lugar muy especial y esto me gusta muchísimo.”






Síguenos en Twitter: @Tituloriginal