13 March, 2015

Crítica de 'Chappie'. ¿Dónde queda ya el director de Distrito 9?

¿Y si resulta que la única esperanza para la humanidad es un robocito con sentimientos? Pues entonces de 'Chappie' no estaríamos hablando en absoluto. 'Chappie' es un quiero y no puedo que comienza con una premisa interesante que acaba convirtiéndose en una terrible pesadilla para el espectador.

Neill Blomkamp se presentó hace seis años con la sobresaliente 'District 9', y desde entonces no ha hecho más que ir hacia abajo. 'Elysium' desgraciadamente lo corroboró, pero es que 'Chappie' lo ha sellado.

¿Por qué decimos esto? Porque 'Chappie' es un reflejo de la carrera de Blomkamp. Al principio comentábamos que la premisa era interesante, y lo es. El film comienza con un futuro en el que los robots son el futuro y ellos se encargan al modo RoboCop, de mantener el equilibrio en las calles de Johannesburgo. Todo parece ir perfecto hasta que a su ingeniero (Dev Patel) le da un aire y decide iniciar un nuevo proyecto en el que los robots adquieren sentimientos y conciencia, ¿para qué? solo él lo sabe. Una vertiente por donde vemos pasar esencias evidentes a metrajes como 'Ghost in the Shell'.

Tras esta historia, que si hubiese continuado por esos términos habría acabado siendo interesante, a Blomkamp se le ocurre meter dos personajes absurdos e histriónicos (interpretados por el grupo Die Antwoord) que lo único que producen son ganas de matarlos a cada segundo del metraje con tramas absurdas y una manera de ver la vida que poco ayuda al transcurso del metraje.

Eso ocurre cuando a los personajes en cuestión se les ocurre secuestrar al ingeniero para conseguir una llave que les deje controlar a los robots y así poder cometer delitos. En vez de eso lo que adquieren es a 'Chappie'. Un robot destrozado que el ingeniero roba para probar su prototipo de robot, y lo que consigue en vez de una máquina de matar es a un bebe robot que tendrán que enseñar para convertirse en un "hombre". Y aquí es donde se les va por completo intentando indagar aun más en la mencionada 'Ghost in the Shell' y además ofrecernos una versión errónea de 'Cortocircuito'.

Desde ese punto veremos cómo Chappie se convierte en una especie de niño gánster sin sentido que por momentos en vez de expresar ternura lo que hace es promulgar la ridiculez ante un discurso que no funciona, o al menos no lo hace de la manera que su director quiere hacerlo. ¿La liberacion de las maquinas? ¿La evolucion del hombre en un cuerpo robotico? son evidentes, pero no terminan de funcionar. Y lo único positivo que se podría sacar de 'Chappie' además de sus efectos digitales es la ternura que ofrece Sharlto Copley poniendo voz al robot.

Con estas acciones podemos ver como Chappie cuenta con un guion demasiado simplón y a veces sin coherencia que no concuerda para nada con su buena estética y efectos digitales de lujo. Pero es que cuesta mucho sacar más cosas positivas de un resultado dañino al ver a un Dev Patel desaprovechado, un Hugh Jackman que lo único que hace es pasearse en sus pantaloncitos cortos durante sus veinte minutitos de aparición y a unos protagonistas sacados de la manga que se comen lo que podía haber sido una buena película, lo que quiere decir que el gran fallo de este film es el guion por la incorporación de personajes incoherentes y prescindibles y alguna que otra secuencia absurda.

A partir de aquí lo que le quedará a Neill Blomkamp es Alien, y lo que podemos augurar es que por favor el no escriba el guion.

Calificación: 4/10.

'Chappie' llegará a los cines el 13 de marzo.

Gracias a Sony por invitarnos a su pase de prensa.



Síguenos en Twitter: @Tituloriginal o en Facebook