Especial festivales: Crónica del Festival de Sitges 2017: Día 6

Martes, 10 de octubre

Sin percatarnos de ello, para el día de hoy hemos escogido ver (salvo una excepción) cine acerca de la sexualidad. Bisexualidad, matrimonio homosexual, liberación sexual, feminismo, masculinidad... Con sólo tres películas, tenemos una gran dosis necesaria que habla de diversos tabúes que es vital romper.

Vamos por primera ver a Tramuntana para ver Fluidø (Shu Lea Cheang, Alemania), participante de la sección Noves Visions Plus. Con una estética cercana al videoarte y sin tapujos a la hora de mostrar y normalizar genitales y fluidos, Fluidø nos sitúa en un 2060 sin VIH. Pero con un mutación del virus: el gen ø, la droga más solicitada en este contexto. A partir de aquí, varios personajes y numerosas secuencias con sexo explícito sirven para representar las represiones sociales y personales que vivimos respecto al sexo y cómo liberarse de ellas nos puede conducir a una verdadera felicidad. Lamentablemente, decenas de espectadores iban saliendo de la sala cada vez que aparecía un pene o una vagina. Al parecer, si no es para consumo pornográfico, el sexo en pantalla no tiene otro sentido para algunas personas.


Seguimos en Tramuntana y vemos una de Noves Visions One: The crescent (Seth A. Smith, Estados Unidos). Hacemos un paréntesis involuntario respecto a temática para ver una película de corte clásico pero con un montaje y secuencias que hacen que valga la pena. Una viuda intenta sobrevivir con su hijo pequeño a la muerte de su marido, para ello se desplaza hasta una casa en la costa y será ahí donde misteriosas siluetas la acecharán. Con un giro de guión algo previsible, la obra se salva por escenas experimentales realizadas con pintura, cambios de formato de imagen o una música estremecedora.

En Auditori retomamos la sección Oficial Fantàstic Competició con As boas maneiras (Juliana Rojas y Marco Dutra, Francia y Brasil). Asistimos a una preciosa combinación de un subgénero fantástico (que no revelamos) con un retrato sobre la maternidad, la feminidad y la masculinidad. Rodada con ternura y algo de humor, As boas maneiras está dividida en dos partes. A simple vista, ambas se diferencian en ritmo y tono y parece que la primera sea mucho más redonda. Sin embargo, el ligero caos de la segunda está justificado por el tema que aborda. Tras su conclusión, Auditori aplaude durante rato largo a una de las mejores películas de esta edición.
Cerramos el día, una vez más, con Seven Chances. Durante sus tres horas de duración, A bride for Rip Van Winkle (Shunji Iawi, Japón) retrata diversos tópicos sociales que ya están inherentes en nuestro día a día. Se pone en evidencia cuan unidos están el heteropatriarcado e Internet, pues la protagonista es víctima de una y otra manipulación de lo que realmente desea. La represión social femenina es otro de los puntos que se desarrolla durante todo el metraje, mostrando uno de sus principales focos. Por supuesto, también vemos cómo es posible romper con las cadenas que, por el mero hecho de ser mujer, se imponen constantemente.



Nos retiramos con una muy buena sensación en el cuerpo, pues entre decenas y decenas de títulos con un seximo y un racismo sutiles pero muy graves, hemos visto tres bellas obras que se oponen a estas opresiones. Reivindicamos desde aquí el visionado de estas películas, esenciales para seguir cambiando algo que lleva demasiado tiempo vigente.

Popular Posts