Especial festivales: Crónica del Festival de Sitges 2017: Día 2

Viernes, 6 de octubre

Comenzamos el día en Auditori con una película de la sección Oficial Fantàstic Fora de Competició, la nueva entrega del Universo Conjuring, Annabelle: Creation (David F. Sandberg, Estados Unidos). Genérica a más no poder, cumple diversos tópicos de los géneros clásicos de casas encantadas y fantasmas. Únicamente pretende dar cuatro sustos y enriquecer la franquicia en crecimiento. Y como lleva a cabo ambas misiones hasta el final, aprueba pese a resultar ligeramente alargada por hacernos seguir a bastantes personajes durante sus últimas secuencias. En un pequeño descanso entre proyección y proyección, visitamos la carpa de Samsung VR Experience para ver un par de cortometrajes en realidad virtual. Pese al esfuerzo por ubicar al espectador en medio de la acción, notamos que todavía le quedan años de desarrollo a esta tecnología, además de un buen guionista encargado de darle algo de valor a los cortos.
Vamos hasta Retiro para ver dos seguidas. Primero, Housewife (Can Evrenol, Turquía), de Panorama Fantàstic. Un relato sencillo en el cual la protagonista accede a recibir ayuda de un mentalista para superar un trauma infantil. A partir de ahí, empieza una montaña rusas de capas de recuerdos y señales premonitorias que culminan en un grotesto clímax. Por llevarnos hasta una conclusión satisfactoria, un festival gore con tinte satánicos, la sala aplaude la película entusiasmada. La segunda es una de Anima'tThe night is short, walk on girl (Masaaki Yuasa, Japón). Frenética de principio a fin, asistimos a una serie de eventos y personajes con distintos objetivos. Todo en una noche, bebiendo contínuamente (sabiendo cómo) o haciendo apología de la lectura (y de su acceso por parte de cualquier persona). Con momentos tiernos y secuencias musicales incluídas, la obra rompe algún que otro tópico y concluye alejándose del estilo más habitual del anime japonés.


Entrada la tarde nos desplazamos hasta Prado por primera vez para dos proyecciones: Kaygi / Inflame (Ceylan Özgün Özçelik, Turquía), dentro de Noves Visions One, y The biggest thing that ever hit Broadway (Marcus Thompson, Reino Unido y España), de Noves Visions Plus. La primera sigue a una periodista frustrada por la manipulación mediática que encuentra día a día. Más allá de eso, la película combina adecuadamente drama y fantástico para hablar sobre el olvido respecto a acontecimientos históricos graves y relevantes. Con la segunda, sin embargo, nos topamos con uno de los grandes batacazos del festival. Presentada como una obra maestra musical, homenaje al cine de los años veinte, la película es un despropósito de dos horas que se hacen eternas. Tramas mal hiladas y alargadas, números musicales ridículos, humor burdo, cambios (no justificados) en la resolución de la imagen... Cerramos el día con una de las peores películas de esta edición.

Popular Posts