Crítica de 'Madre!'. Aronofsky nos presenta a su madre naturaleza

¿Alguno de vosotros ha visto Rubber de Quentin Dupieux? Para todos aquellos que no sepan de la película en cuestión. Fue un film que se presentó allá por el 2010 en el Festival de Sitges y consiguió llevarse uno de los premios gordos para estupor de algunos.

Aquel film era lo denominado un “What the fuck?” En toda regla. Pero ojo. Que el director al inicio del film ya se encargaba de avisarnos de lo que nos esperaba en sus 100 minutos de duración, con una apertura para los restos, en el que un coche policial entra en escena derivando a paso de tortuga una serie de sillas colocadas delante de la cámara hasta que el policía se baja del coche y avisa al espectador de que lo que ocurre en esta cinta no tiene sentido. Y razón no le falta, ya que no podría pasar otra cosa teniendo en cuenta que el protagonista es una rueda asesina.

Vale el film Rubber no pretende nada más. Pero … y si ese concepto del nada tiene sentido, es bien llevado y trasladado a una metáfora de la vida que te hará reflexionar e incluso replantearte tu propia existencia. Y es ahí donde entraría el film del que hoy os queríamos hablar.

Madre! Lo nuevo del aplaudido (a la par que odiado, pero para nada compartido) Darren Aronofsky, es una maravilla por los cuatro costados. Un canto a la metáfora, un canto a la belleza del sufrimiento y un bofetón para los ingenuos de este mundo.

El film no se anda por rodeos. Nos pone en situación a una mujer que de entrada sabemos que se siente incomoda, desconcertada e incluso parece aterrada en su propio hogar. Hasta ahí nada fuera de lo normal de lo denominado historia de terror, ya que muchos la venden como tal. Pero ya desde su inicio sabemos que esta historia no se va a quedar ahí, que Aronofsky sabiendo como es, no nos está contando una historia al uso entre un matrimonio. No para nada, esta historia tiene más y a cada paso del metraje vamos descubriendo esa guinda que se destapa bajo la tarta.

Jennifer Lawrence interpretando a esta mujer y Javier Bardem al marido y escritor frustrado de esta historia, son esa pareja que forman el reflejo de nuestra sociedad y porque no, sin destapar spoilers… La gran revelación de la biblia. Puesto que es bastante revelador y magistral esa manera en el que un matrimonio residiendo en medio de la nada mientras reforman su hogar, es el gran reflejo de nuestra historia, es el gran reflejo entre la Madre naturaleza y el propio dios. Entre una mujer cuidadosa y protectora de los suyo viendo como su marido lo hecha todo a perder por su simple ingenuidad y egocentrismo. Tan reveladores son los detalles en esta película que un segundo visionado podría cambiar la versión del film. ¿Es la biblia en cuestión? ¿Es solo la historia matriarcado? O ¿A caso hablamos de una historia sobre la falta de inspiración del escritor? Sea cual sea el significado de cada uno, si es cierto que el juego planteado en descubrir de donde sale cada escena, es de lo más estimulante y no extraña para nada ese juego entre ¿Quién es el personaje de Ed Harris y porque reacciona de esta manera junto a su mujer? ¿A caso hablamos de Adan y Eva junto a sus hijos Cain y Abel en la casa (mundo) de dios?

En resumidas cuentas, Madre! Es un film muy completo que puede desconcertar en exceso al espectador, hasta el punto de odiarla, o bien de ser amada por completo por todos aquellos que echamos en falta guiones tan puros, arriesgados y complejos como el del film. Gracias en parte a su cuidado guion y su visión asfixiante de una madre aterrada por todo lo ocurrido.

Calificación: 9/10

Popular Posts