Crónica del Festival de Sitges 2016: Día 4

Lunes, 10 de octubre


Comenzamos la semana en Auditori con nuestra primera película de la Secció Oficial Fantàstic Competició 49Dog eat dog (Paul Schrader, Estados Unidos). El director y guionista reúne a dos interpretes con los que ya ha trabajado, Willem Dafoe (Antichrist) y Nicolas Cage (Wicker man), provocando que coincidan de nuevo tras Wild at heart (David Lynch, Estados Unidos, 1990). Lo que empieza como una arriesgada historia de ex-convictos reincidentes narrada mediante curiosas escenas monocromáticas y psicodélicas termina mutando en una historia más con una última media hora tediosa y previsible. La salvan por los pelos determinadas escenas protagonizadas por los dos grandes del cartel.

Vamos hasta Retiro para ver Tower (Keith Maitland, Estados Unidos), otra Noves Visions Plus. Con testimonios e imágenes de archivo tratadas mediante rotoscopia somos testigos del primer tiroteo en un centro educacional estadounidense. Procurando ser lo más objetiva posible, la película va directa hacia nuestras emociones al mostrar todo lo que vivieron y sintieron algunas personas supervivientes del evento. Una proyección necesaria, sobre todo cuando el asunto de la posesión y el uso de armas empieza a ser algo reiterativo.


Johnny Frank Garrett's last word (Simon Rumley, Estados Unidos), película dentro de Panorama Fantàstic, es la tercera proyección a la que asistimos. Basada en una historia real de la cual se realizó un documental, somos testigos de un juicio injusto por falta de pruebas. El acusado, antes ser ejecutado, maldice a toda aquella persona relacionada con su condena. Entonces, varias personas relacionadas van muriendo en extrañas circunstancias. De ficción sobre la paranoia y la culpa a maldiciones malinterpretadas y representadas mediante espíritus malvados. Una lástima, pues la oportunidad está ahí pero se prefiere, por enésima vez, lo explícito. Al menos su montaje, con transiciones aceleradas y una creciente locura, se salva.

Salt and fire (Werner Herzog, Francia, Estados Unidos, Alemania y México) es la última que vamos a ver hoy. Auditori. Sesión especial de Secció Oficinal Fantàstic. Herzog. Shannon. Tenemos expectativas y poco antes de verla nos comentan que es la peor del autor, así que entramos con más ganas para juzgarla en condiciones. Con una premisa muy sencilla y definida por el programa del festival como un eco-thriller, las sorpresas llegan pronto. La actriz principal, Veronica Ferres, parece no saber dónde está. Los secundarios son ridículos. El humor desconcierta y expulsa a público de la sala. La cosa pinta mal.


Pero Herzog sabe lo que hace. Lo mencionado, además de otros elementos, forman parte de un todo. El estilo del autor se aprecia de principio a fin y narra una historia con discurso mientras entretiene de un modo muy particular. Cuando termina, tras noventa minutos, se ha creado un universo en el que personajes (y esperemos que público) aceptan la situación en la que se encuentra el planeta. Sin olvidar la belleza de éste y de los pequeños momentos.

Mientras tanto, Paul Schrader es invitado a cenar pero espera a mañana para recibir un premio. Y nos lamentamos por no haber podido asistir a la segunda proyección de Seven Chances: The silenced (Lee Hae-young, Corea del Sur). A escribir y dormir, pues mañana necesitaremos fuerzas.

Popular Posts