Crítica de A Ghost Story. Belleza y soledad bajo una manta

Asistir a festivales te permite visualizar metrajes que de manera casual no podríamos disfrutar de igual manera de como haríamos en una pantalla de cine tradicional. Allí vemos a gente del entorno con un espíritu cinéfilo distinto unidos por un sentimiento especial por el cine, donde además pueden tener cabida metrajes mas arriesgado y con una sensibilidad a veces bastante más atrevida.

Esa sensibilidad y riesgo es lo que pudimos presenciar en Terrormolins con A Ghost Story de David Lowery. Un film puro, bello y aterrador que se centra en la soledad de la muerte y sobre el paso del tiempo a través de la pareja interpretada por Rooney Mara y Casey Affleck, quien se pasa literalmente casi hora y media bajo una sábana. Y es que el film de Lowery rompe barreras por doquier alimentando el cliché del fantasma bajo la manta (sin caer en lo ridículo) y la transformación visual magistral de presentarnos un film en 4:3 como si presenciáramos lo que ocurre a través de los ojos de la sábana.

La historia de A Ghost Story se centra en como tras la muerte de C (Affleck), M (Rooney Mara) se queda desolada añorando a su marido, mientras que éste de forma ascentral presencia su dolor. Un camino que transcurre durante años hasta que M pasa página y se muda a otro lugar quedando C en lo más profundo del recuerdo de lo vivido en la casa de la pareja.

Este camino fantasmal nos muestra la gran soledad sobre la muerte en el propio limbo. A fin de cuentas los vivos pueden pasar página, pero los muertos carecen de esa coherencia quedándose asolados en su propio mundo dónde el tiempo pasa de diferente manera, más pausada. Al menos esa puede ser una de las grandes capas que muestra este precioso film que nos deja escenas tan potentes como las de Rooney Mara comiéndose una tarta sentada en el suelo, o sobre todo en la que Affleck saluda al fantasma de la casa de enfrente. Dejando claro que lo mas absurdo de estas escenas pueden llegar a resultar conmovedoras.

En resumidas cuentas, hablamos de un film brillante, emotivo, atrevido y arriesgado de los que podría llegar a considerarse como una de las películas del año, por no hablar de que A Ghost Story podría ser uno de los films que mejor trata el tema del más allá.
 
 
Calificación: 9/10

Popular Posts