Crítica de 'X-Men: Días del futuro pasado'. Triunfo de la nueva y vieja generación de mutantes

Sobre el año 2000 tuvo lugar el auténtico "Boom" de las adaptaciones de comics en el séptimo arte, los guionistas se esmeraban por encontrar material nuevo y original de algo ya escrito, se intentaba poner cada vez más cuidado en las formas y el contenido y de cómo se podía representar.

Con el afán de usurparle el puesto a otra gran "M" millonaria, la veterana familia de maravillas (MARVEL) quería ir directamente hacia el trono de este siglo a base de comics y no de hamburguesas de ingesta rápida. Aunque en el cine, el tema del "Fast food" suele  ser un poco más de lo mismo y suele darse de una manera parecida.

Puede sonar un poco a "moco de pavo" pero las primeras adaptaciones referentes a las viñetas o noveno arte eran adaptaciones de comics independientes, filones por nacer, no existían las novelas gráficas en si ni se versionaban desde mangas (live-action) hasta juegos de mesa o merchandising en sí mismo como hoy en día; podríamos poner como ejemplo a 'Popeye' (lease claramente POP-EYE), 'Conan el bárbaro', 'Lone Ranger' o 'Llanero solitario', 'Dick Tracy' entre otros muchos muchísimos; omitiendo claramente los clásicos Cartoons de factoría nacidos sobre el papel o famosos seriales de radio y televisión.

Claramente estas adaptaciones primerizas no eran ni tan adultas ni tan oscuras ni a veces tan fieles como uno quería.

Cine y literatura siempre han ido cogidos de la mano. Uno de los pioneros en formato Cinemascope era la editorial DC o (Detective Comics para los no tan entendidos) la que se llevaba el gato al agua con 'Supermanes','Batmanes' y otras bestias particulares. Tal vez esa era una época en que los superhéroes cuajaban mejor en la pantalla chica o en viñetas que en la gran pantalla, debido tal vez a los caros e inexistentes medios y también al público consumidor de este tipo de golosinas. Los productores lo sabían mejor que nadie, pero creedme esto cambiaria muy pronto...

A principios de este último siglo fue cuando la gran empresa Marveliana apareció con unos ingredientes creativos basado en unos ancianitos carismáticos como símbolo que empezó a entrar en ese mundillo seriamente; teníamos sus pinitos en TV pero nada destacado; básicamente menús infantiles y juveniles tamaño familiar y mucha mucha animación...

Aprovechándose de los pasos agigantados cual "Big Foot", el terreno de las nuevas tecnologías y efectos especiales ayudó a conseguir sus adaptaciones soñadas... de una en una, poco a poco pero con sumo cuidado, creando un hilo cinematográfico "in creciendo" deseado, serio y sólido.
Se contrataban a directores de renombre, mayoritariamente surgidos del cine de género para así darle un enfoque fresco a ese personaje tan conocido solo con pronunciar su nombre...

Y aquí es cuando entra en escena Bryan Singer ('Verano de corrupción' o su aclamada opera prima 'Sospechosos habituales') un director con una corta carrera a sus espaldas pero muy sólida y con una increíblemente intimista empatía hacia todos sus personajes.

Consiguió hacerse con las riendas de la esperada y curiosa versión cinematográfica de los 'X-Men' o 'Patrulla X'.

La cinta fue transgresora a mas no poder ya que se trató de un punto de inflexión clave en el mundo de las adaptaciones comiqueras puesto que la visión que nos entregó Singer fue una cinta de mutantes pero no vendida al uso o tal cual la esperábamos; la palabra blockbuster se quedaba corta y aunque destrozó el box office y encandiló a los críticos debido en parte a su profundidad filosófica, el público se dividía en dos grupos, los muy satisfechos o satisfechos a medias. A pesar de ello Marvel quedó más que satisfecha con los resultados deseados. Esta primera película puso en alza a actores como Hugh Jackman, Patrick Stewart, Ian McKellen, Halle Berry, Anna Paquin, Famke Janssen, James Marsden o Rebecca Romijn-Stamos, que aunque bastante vistos en su momento por separado congeniaban perfectamente como grupo y encontraron un papel que en sus carreras Hollywoodienses les iba como anillo al dedo.

Debido a la venta de entradas vendidas y la increíble rapidez en que los números subían, posteriormente Singer dirigió su secuela tres años más tarde, repitiendo esquemas y añadiendo como novedad un poco más de acción, alguna incorporación importante en el elenco (o podríamos decir algún mutante variado de mas) y dotando de más protagonismo a su estrella Wolverine aka Lobezno, aunque eso colegas Marvelitas va a gusto del consumidor y os lo dejo a elección propia.

Para los siguientes tres años los estudios ya querían un avance evolutivo, y pensaban ya en la trilogía. Teniendo ya de por en medio casi todo las atracciones del zoológico desatadas; habían arañas, diablos rojos ciegos de Tazmania, algún chupóptero que otro cazador de los suyos y algún que otro "cocodrilo dundee" con camiseta calavérica para poner orden al asunto... pero hubo un pequeño problema en el ego de Bryan Singer y no podía continuar el filón que el había creado ya que se encaprichó con un habitante del planeta Krypton; pero tampoco había que discutírselo mucho ya que el afortunado era un pura sangre, pero era de otras tierras... más "detectivescas"...

De esa última entrega se encargó Brett Ratner ('Hora punta' y 'Un gran golpe') con un trabajo más que correcto, nada muy serio pero poseedor de un material muy entretenido... que es de eso de lo que se trata la mayoría de veces este asunto voyeristico... Singer, entre una mano y la otra no soltó la producción... y cambiando un poco los componentes químicos, la formula volvió a ser eficaz...'The last stand' (la cual no fue la última), se convirtió en la menos filosófica, mas palmitera y que diablos, casi decir que la más divertida y variada debido a la rica flora que habita en este particular universo de los cambiantes... y contra todo pronóstico el rey de reyes, pura sangre e hijo único hombre de acero no corría la misma suerte, tragando así montones de kryptonita tanto en taquilla como en critica para atragantarse durante toda la posteridad...

Posteriormente Marvel se encontró en una encrucijada y como le había prometido al público que su principal saga argumental ya estaba concluida pensó en tirar de "Spin off´s" o literalmente dar vueltas y más vueltas sobre lo mismo, así que se habló de películas únicas centradas en personajes como 'Magneto' y 'Wolverine' y se decantó hacia el segundo...

Lobezno tubo su papel protagonista en el 2009 con sus orígenes y su modesta secuela en el 2013 inmortalizada en Japón; las 2 basadas en comics homónimos y plagadas de referencias dentro de la cultura de los 'X-Men', todo eso sin perder pizca de continuidad, ingrediente esencial en la filmografía de Marvel, como si de un gran comic se tratara. Sin obtener lo mismo que el trabajo en grupo en taquilla, para una sola persona ya era mucho lo conseguido, los resultados no estaban nada mal en todos sus aspectos...

Después de un ligero letargo un director británico con sabroso futuro llamado Matthew Vaughn, se plantó en los ojos de Marvel tras su espléndida cinta criminal 'Layer Cake' (2004), la fantasiosa fabula 'Stardust' (2007) y más tarde una cinta con aroma a low cost que adaptaba un comic del gran Mark Millar llamado 'Kick-Ass' (2010), y fue él el apadrinado por la compañía para crear un lavado de cara a los alumnos de Charles Xavier. Ese lavado de cara tendría varios aspectos a destacar como novedad; la cinta contaría las hazañas de todo lo ocurrido en 'X-Men' anteriormente, digamos que sería una cinta de lo más referencial sosteniéndose por sí sola. Para ello buscarían a dos actores que tuvieran la imponencia y la personalidad de los dos mutantes jefes enfrentados, y la última condición más importante, eliminar un poco el tono serio e intimista que había dejado el rastro de Singer para otorgarle algo mas cálido y colorido que juntamente con el añadido de varios aspectos adolecentes (actores del panorama actual o situaciones graciosas sin caer en el infantilismo) abarcarían a un público más amplio o familiar hacia las salas.

La cinta fue elogiada por todo y todos por su frescura y originalidad... era oscura, pero colorista, seria pero divertida, clara pero compleja y mostraba como futuro referentes de los 'X-Men' a James McAvoy, Michael Fassbender y Jennifer Lawrence, pero sobre todo a los dos primeros... los personajes creados por Singer, aunque doliera en el orgullo se estaban distanciando con la edad y había nacido la "First Class" estrenada durante el 2011.

Y por fin llegamos al 2014, presente y al estreno que nos ocupa... y Marvel ya estrenando varias películas al año, con múltiples proyectos entrelazados, varias series de TV, decenas de lanzamientos directos en HD y en propiedad del gigante "Disney", ya anuncia proyectos futuros por paquetes cual vendedor a puerta fria. Se manda la secuela de 'First Class' como mandan los cánones, pero Vaughn se interesa en otra adaptación de su querido Mark Millar para este mismo año y se desvincula parcialmente del proyecto... el estudio entra en tablas...

Aquí es cuando van en busca de ese Robinson Crusoe que se había extraviado hacia la deriva cada vez más sin darse cuenta  con proyectos tan "rokambolescos" como 'Jack el caza gigantes' (2013); y a petición de Marvel, Singer escribe un guion de X-Men junto Vaughn; una unión de fuerzas que no fuere "ni un para ti ni un para mi" pero si en bien de la familia del empresario Martin Goodman y del espectador.

Deciden adaptar una serie limitada de comics de los 'X-Men' en que a través de una brecha temporal pudieran realizar una historia en que se pudieran llevar a cabo todos los personajes conjuntos, entrelazados... o sea un pasado y un futuro, y claramente aquí nace 'X-Men: Días del futuro pasado' (X-Men: Days of future past).

El resultado es una historia muy seria, épica, bastante oscura, muy bien contada y con una rebaja del aspecto juvenil de la anterior cinta lo cual es de agradecer.

Actores excelentes en su papel ya escrito tiempo atrás especialmente para ellos, lo cual se nota, sin decir que Hugh Jackman parece que lleve la piel de Lobezno encima, eso si cada vez con más esteroides innecesarios y destacando por encima de todos un McAvoy grandioso (si tenéis dudas de la capacidad interpretativa del actor os recomiendo 'Filth' (2013)).

Efectos especiales que conjunto el ingenio y la muy buena dirección de Singer logra crear un par de escenas memorables con todo lujo de detalles.

El papel de Jennifer Lawrence cobra muchas más importancia cuajando claramente en la cinta, y la incorporación al elenco protagonista el siempre brillante Peter Dinklage (Tyrion en 'Juego de Tronos) con un papel clave en un futuro.

A pesar de que el metraje en la vertiente creativa queda en tierra de nadie, es una cinta  echa para todos los fans y no tan fans y puedo afirmar que lo consigue totalmente, superando ligeramente su antecesora en varios aspectos.

'X-Men: Días del futuro pasado' no tiene un arranque muy poderoso pero a posteriori asistimos a un despertar cada vez más lúcido del que creíamos ya adormecido Bryan Singer, demostrando un  magnifico pulso narrativo en todos los sentidos, mostrándonos como por ejemplo unos excelentes años 70 en todo su esplendor, tanto a nivel social como político.

Tiene todos los ingredientes necesarios para un visionado sin pestañear, es vibrante en todo momento, madura, inteligente, dramática, llena de buen suspenso y profunda emotividad.

El guion es ingenioso y todo está ejecutado con sumo cuidado logrando un absoluto nirvana entre clasicismo y modernidad.

Singer apuesta por el buen cine, las buenas ideas, por los fans y por su fidelidad a la obra la cual se remite, dejando claro que sus personajes han vuelto para quedarse y que esta saga juega en una liga muy distinta a sus hermanas aunque sean de la misma familia.

Por el momento la cinta ha sido el mejor estreno de la historia para la Fox en un fin de semana, los mutantes han logrado llegar hasta el centro de Pandora y arrebatarle la bandera de victoria.

Ahora solo nos queda la espera de la nueva entrega ya anunciada en el apocalíptico Mayo del 2016 con Singer de vuelta como comandante en jefe, y si quieres ver por donde anduvieran los tiros solo has de seguir la regla de oro del manual del buen fan de Marvel y quedarte sentado después de los...

Mientras a esperar con un comic en la mano...       


'X-Men: Días del futuro pasado' (X-Men: Days of future past) llegará a las carteleras el 6 de Junio.

Calificación: 8,5/10.

Mil gracias a Fox por dejarnos asistir a su pase de prensa.

Crítica de Jordi Sánchez.

Tráilers en español

Tráilers en V.O
 

 Nota del autor: Debido a la lamentable noticia de la repentina salida del querido Edgar Wright del proyecto que lo vinculaba con Marvel "Ant Man" desde hacía años, queremos expresar solo a modo de observación que objetivamente Marvel debería confiar un poco más y dejar un poco más de libertad creativa puesta en esos directores de renombre con una rica carrera a sus espaldas en que tanto confiamos, es gracias a ellos que hemos podido disfrutar de esos comics vivos con aroma de autor como alguna vez hicieron esos dibujantes y guionistas sobre el papel. Si no fijaos en lo que hicieron Singer, Vaunght, Black o incluso el propio Whedon. Directores que más que dejarse manejar… manejan.

Síguenos en Twitter: @Tituloriginal o en Facebook

Popular Posts