21 June, 2008

Lou Ferrigno Está En El Paro

Desde su página web, The Incredible Lou Ferrigno Official Website, el Hulk original vende sus cacharros de fitness and personal training e imparte seminarios de motivación personal. También, claro está, vende camisetas, fotografías firmadas y todo lo que tenga que ver con Hulk, alter ego en verde del que fue dos veces Mr. Universo y al que ha intentado sobrevivir desde entonces. Ferrigno interpretó a Hulk por primera vez en 1977 en una TV movie dirigida por Kenneth Johnson y repetiría el rol en por lo menos 11 veces mas. Eran otros tiempos. Entonces Bruce Banner estaba interpretado por un actor, Bill Bixby, y Hulk por otro, el increíble Ferrigno. Cuando Banner se enrabietaba, se rasgaba la camisa, calzones y zapatos, se cubría la cara con ambas manos y cuando se las volvía a quitar, entre una neblina espesa aparecía El Increíble Hulk. Definitivamente, eran otros tiempos. Hoy, Ferrigno estaría en el paro.

Supongo que la culpa es de George Lucas. Hoy el cine, comercial o no, no se entiende sin efectos especiales y Darth Vader tiene mucho que ver. Pero si debajo del disfraz de Vader se encontraba David Prowse, ahora no hay nadie. Tampoco hay nada si rascas en la pintura verde del nuevo Hulk de Louis Leterrier. A nivel estético, Leterrier endurece considerablemente los rasgos del monstruo. Su estudio anatómico es decididamente mas realista y incluso le enseña a hablar (con la voz de Lou Ferrigno, eso si). A nivel argumental la principal aportación de Zack Penn se concentra en los esfuerzos por dotar de una aparente madurez al personaje de Bruce Banner consiguiéndolo solo a medias. Edward Norton hace lo que puede con un libreto pobre y poco original que repasa sin pudor las constantes del género Marvel. El super héroe acepta su maldición, se enfrenta a su reverso oscuro (en este caso una versión deformada de si mismo llamada Abominación) y canaliza su poder en hacer el bien. El miedo al fracaso ronda la película y esto la esclaviza a una serie de esterotipos de los que es incapaz de librarse. Edward Norton lo intenta en la primera parte del film (invisible entre la masa humana que sobrevive en las favelas de Rio de Janeiro) pero se desvanece finalmente ante el alarde pirotécnico y con él, toda la película.


"El Increíble Hulk" es el ejemplo mas eficaz de lo que Hollywood entiende por fracaso. Incapaz de asumirlo, Hollywood recicla, reinventa, importa y te lo vende como algo nuevo. Te genera la necesidad de pasar por taquilla, comprarte el video-juego, vestir sus camisetas. Nadie niega a estas alturas que la película es lo de menos y conscientes de ello, los de Marvel no han dudado un instante en borrar de un plumazo en antecedente taiwanés y reinventar a la masa verde. Lo que Hollywood parece no llegar a comprender es que el fracaso es tan necesario como el éxito. El fracaso como puñetazo en el estómago, como revulsivo, como antídoto al estancamiento. La noción de fracaso como punto de partida, no como un suspenso en junio. El sueño americano otra vez y su insoportable idea de lo que tienen que ser las cosas; la felicidad, la seguridad, el éxito. George Lucas también sabe lo que es el fracaso, pero nunca se le ocurrió hacer una secuela de "Howard, un nuevo héroe".

18 June, 2008

Las Piernas Que No Eran De Julia Roberts


Existe un rumor en Hollywood, una de esas leyendas urbanas que afirma que las piernas que Julia Roberts enseñaba en la bañera llena de espuma de la infame "Pretty Woman", no eran suyas. No me pregunteis como demonios lo trucaron, o si es cierto o no. El caso es cada vez es mas frecuente en la industria que las estrellas de turno acudan a dobles de cuerpo, de culo, de tetas, de frontal. Cyd Charisse, nunca hubiera necesitado una doble de piernas, de eso no hay duda.
No hubo unas piernas como las de Cyd Charisse. Ahora que ha muerto, a los 86 años, no seré ni el primero ni el último en decirlo. Hay cosas en esta vida en las que afortunadamente hay unanimidad. Se pueden establecer debates sobre mil cosas pero nadie se atrevería a discutir sobre las piernas de Cyd. Ni tan siquiera Julia Roberts (o su doble).
"Cantando Bajo La lluvia", "Melodias de Broadway", "Brigadoom" o "La Bella de Moscú" son solo algunos de los musicales en los que Cyd paseó su escultural cuerpo. Intentó ser una buena actriz dramática y protagonizó la obra maestra de Nicholas Ray, "Chicago, Años 30". En 65 años de carrera cinematográfica nunca consiguió un premio. Tampoco le dieron en vida homenaje alguno. Estuvo nominada en 1957 al Globo de Oro por "La Bella de Moscú". Nada mas. Un palmarés paupérrimo que definitivamente no hace justicia a un icono imperecedero de la Historia del Cine.
Como muestra un par de momentos absolutamente memorables, de esos que cimentan tu memoria cinematográfica de Cine Club de La2, a las tantas de la madrugada.


17 June, 2008

Stan Winston Y Lo Posible


Stan Winston ha sido sin duda, el mas importante creador de efectos especiales de las últimas tres décadas. Quizás sea un poco tarde para decirlo, ahora que Stan ha muerto a los 62 años con tantas y tantas cosas todavía por hacer, inventar, dar a luz. Su última criatura ha sido "Iron Man" y apuesto por un Oscar póstumo por un trabajo absolutamente deslumbrante y revolucionario. Como también lo fueron sus creaciones para títulos imprescindibles en la evolución de los FX en el cine: "Alien's: El Regreso", "Terminator", "Depredador", "Parque Jurásico" o "Constantine". También hizo lo propio en el mundo del maquillaje donde nos sosprendió a todos con sus trabajos en "Entrevista con el vampiro", "La Cosa", "Eduardo Manostijeras" o "Batman Vuelve". Gano 4 Oscars y estuvo nominado otras 6 veces.
El hueco que deja Stan Winston en el campo de los efectos especiales será muy difícil de rellenar, sobre todo ahora que tanto necesitamos de su talento y su artesanal y apasionado modo de entender lo imposible. Sobre todo ahora que todo es posible.



15 June, 2008

Empieza La Semana Verde


La gran semana verde comienza, para los alcohólicos no me refiero a la cerveza Heineken, si no al gran estreno de la factoria Marvel con la llegada de "El Increíble Hulk" encabezado por la estrella Edward Norton. Para algunos no les inportará lo mas minimo esta última entrega y menos después de saber que no tendrá nada que ver con la peli que hizo Ang Lee de esta misma en 2003. Si no recuerdo mal, la diferencia entre las dos entregas era que la de Lee era liosa y mas bien especialilla y esta otra del dire frances Louis Leterrier es mas de acción,es decir mas para los fans Marvelianos. Esta secuela no tiene nada que ver con la anterior. Empieza desde otro punto, donde Banner (Norton), los que no esten enterados Hulk, se encuentra en Brazil para intentar descubrir una cura y a la vez escaparse del coronel Ross (William Hurt) que desgraciadamente es el padre de su amor platonico Betty (Liv Tyler). A simple vista se ve que la zona artístisca es mas destacable que la anterior (aunque esa misma estuvera a la altura), claro que en este repato no podria concluirse sin la participacion de Tim Roth que en es esta peli será Abominación, el resultado de un soldado ruso transformado en susodicho nombre. A destacar la gran espectación visual que se le puede sacar a este tipo de peliculas y no menos despreciable sus grandes efectos especiales, aunque esto no quiere decir que la pelicula solo vaya de tiros, por algo se encuentra Norton en esta "Increíble " pelicula. Con esto solo decir que si quieren pasar un buen rato deberían ir a verla y dejar los compleos de cultillos falsos que tienen algunos con estas peliculas. Aqui teneis el trailer de dicha peli. Por cierto, circulan varios rumores con la posible aparición de Iron Man en esta peli, así que atentos a la aparicion del heroe metálico.

video

13 June, 2008

Apocalipsis De Andar Por Casa

Ya va siendo hora de aclarar las cosas. Alguien tiene que decir que no, que "El Protegido" es una put* obra maestra y que un tipo que es capaz de confabular desenlaces como los de esta película, es un put* genio. Estoy hasta arriba de las conversaciones de Truffaut con Hitchcock (al que tanto, tanto, tanto le debe la última genialidad de Shaymalan, "El Incidente"). Y ahora toca decir, que antepongo a Billy Wilder por encima de todas las cosas, pero también a Don Siegel y aquí es donde empiezo a hablar de la película.


"El Incidente" arranca con la celeridad de una serie B de 70 minutos. No te da tregua. En quince minutos Shaymalan resuelve el partido. Toda actividad cotidiana queda paralizada. Los edificios en construcción, las autopistas, las autopsias, las clases de matemáticas. No hay nada a lo que mas tema el ser humano que a la ruptura de su rutina cotidiana. Un día cualquiera te levantas, te vistes, bajas a hacer la compra y descubres que no queda nada en los estantes del supermercado. El desavastecimiento, el silencio o simplemente lo inexplicable, como nos muestra Shaymalan, son capaces de paralizar al ser humano y convertirlo en un animal irracional. Es muy fácil entonces encañonar un arma y, parapateado tras los postigos de tu ventana, disparar contra toda aquella persona que amenace con desquilibrar tu día a día. Shaymalan construye una secuencia magnífica al respecto. El protagonista, un atribulado profesor de ciencias, su esposa, la ahijada de ambos de 8 años y dos adolescentes supervivientes de los ataques se acercan hasta una casa aparantemente deshabitada. Cuando intentan forzar la puerta para entrar descubren que hay alguien dentro. Les suplican que les dé algo de comida y agua, pero el dueño de la casa, apenas una sombra a través de los rejas de la ventana, les invita a alejarse y acto seguido encañona un rifle y descarga varios tiros contra las primeras personas que tiene en la mirilla. Creo que fue Steven Spielberg el que dijo que en el cine nunca se puede matar ni a un niño ni a un perro. Hasta ahora. Interpretad este spoiler como queráis, pero os puedo decir que Shaymalan no cumple con esa norma.


Prescindiendo del artefacto digital, escudado en un presupuesto lo suficientemente bajo como para que la Fox le dejara en paz, alejándose de las ciudades y concentrando la acción en poco mas de 24 horas, "El Incidente" es una muy estimulante rareza dentro del cine comercial actual. No solo por su riesgo escénico, lo gore de algunas de sus soluciones o su controvertido mensaje político. También lo es por su particular sentido del humor, próximo al surrealismo mas delirante y que seguramente, no todos entenderán. Shaymalan ya dió muestras de cuan oscuro puede ser su sentido del humor cargando contra críticos y escépticos en la reivindicable "La Joven del Agua". En "El Incidente", Shaymalan lo utiliza para analizar la fórmula del matrimonio y describir con la cotidianidad de quien anda por casa en zapatillas, el apocalipsis. Porque lejos de sentenciar y resolver los distintos enigmas que plantea su trama, Shaymalan opta por la la resolución mas inquietante; dejarlos abiertos. Fiel al espíritu de los clásicos del sci-fi de la década de los cincuenta, Shaymalan parece querer decirnos que nos mantengamos alerta, que sigamos mirando a los cielos porque la amenaza sigue ahí y puede materializarse (aunque evidentemente el enemigo ahora no sean los comunistas).

12 June, 2008

La Locas Aventuras La Familia Jones

A los cinco minutos de película le pregunté a Eñaut si le estaba gustando "Indiana Jones y El Reino de la Calavera de Cristal" y negó con un gesto sin dudarlo. Luego, una vez que aparecieron los primeros créditos y las luces de la sala se encendieron me preguntó él a mi. La respuesta es realmente difícil. Para emitirla hay que luchar contra 19 años de nostalgia, desoir a fanáticos y críticos especializados, evadirse de la aplastante presencia mediática y finalmente, responder con sinceridad; Indiana Jones esta muy mayor.
Quizás no sea culpa de Indiana, quizás soy yo el que esta mayor; quizás lo que ocurre es que hemos enterrado al niño que disfrutaba como un imbécil con la sopa de sesos de mono... amnesia temporal, inviernos demasiado frios, nostalgia con precaución.

La cuarta aventura de Indiana Jones arranca en el desierto de Arizona en plena Guerra Fría y recorre con nostalgia nada disimulada, la América del rock and roll y la brillantina. También la América de la amenaza nuclear y el pánico a aquello que puede volar en nuestros cielos. Con el antecedente de Howard Hawks en la mirilla, George Lucas y Steven Spielberg dieron el visto bueno al guión que David Koepp escribió a partir del primer borrador firmado por Frank Darabont (quien desencantado por su exclusión del proyecto se centró en su propia visión del término en la espléndida "The Mist: La Niebla") y que utiliza todos estos elementos, comunistas, rock and roll y extraterrestres como ingredientes adicionales del regreso de Indiana Jones a los cines. Porque a pesar de todo esto, el principal atractivo de esta cuarta aventura es sin duda alguna, comprobar el estado de salud del Doctor Jones. Averiguar también que fue de él en estos 19 años de ausencia, lo que nos perdimos y también, porqué no, como hemos cambiado nosotros mismos.

A los catorce años mi hermano me llevó al cine Madrigal a ver "Indiana Jones y la Última Cruzada" y desde entonces he visto muchas veces las aventuras clásicas. Esta cuarta aventura se aprovecha de ello, evidentemente. Se enriquece a base de guiños pero se empeña en ocultar las arrugas de sus protagonistas. Es emocionante descubrir, como si un cazador de gazapos se tratara, la esquina del Arca de la Alianza entre un montón de cajas apiladas, pero también es frustrante comprobar como el personaje de Indiana Jones parece rellenado con botox. Y no me refiero con ello a rellenar las arrugas faciales, si no las personales. Nadie quería ver a Indiana Jones en una silla de ruedas y con bastón; sacándose la dentadura e impotente y por eso Spielberg ha optado por ignorar los achaques del tiempo y se ha concentrado en construir un aparato pirotécnico lo mas espectacular posible, accesible a nostálgicos recalcitrantes y a nuevos fieles. La nostalgia una vez mas te jugará malas pasadas y pasarás entonces por alto, las incongruencias de un guión para parvularios, lo grueso de sus trazos, la arritmia en las escalas geográficas y los estragos quirúrgicos en el rostro de Marion.

Spielberg debería haber tenido en cuenta el antecedente Richard Lester. Lester rescató en 1976 la figura de un Robin Hood ajado y de vuelta de tantas cruzadas en la crepuscular "Robin y Marian". Interpretado por Sean Connery, el padre de Indiana Jones en "... La Última Cruzada", el Robin Hood y la Marian de las aventuras artúricas clásicas se mostraba cansado y aventajado, pero no por ello inútil. Evidentemente, Spielberg y Lucas no lo han entendido del mismo modo y han preferido obviar lo imposible, que Indiana Jones está a punto de engrosar su nombre en las listas del Inserso. En lugar de mostrar sus achaques los disimula con chistes fáciles y piruetas gimnásticas con tropezones. Faltan risas enlatadas para rematar cada una de las piruetas y un gran "Oooh" cuando al final de la aventura Indy y Marion se dicen el "Sí quiero". Como si de la Familia de Chevy Chese de vacaciones en Perú se tratará, esta cuarta entrega adolece de interés, de paisajes, de misterio, de música, de aventuras. Éstá ,eso sí, exquisitamente rodada (solo faltaba eso, me comentaba Eñaut), la fotografía de Janusz Kaminski es fantástica, Shia LaBeauf está genial como hijo macarra (a mi sobrino le encantó y no para de imitar sus retoques capilares) y John Williams disimula cualquier cosa. Lástima que en el camino, Spielberg (o quien sabe si nosotros mismos), haya (hayamos) perdido la capacidad para sorprendernos. Habrá que esperar al videojuego.