28 April, 2008

Cuanta Atrás Para Iron Man



Vamos calentando motores. Faltan tres días para que el mundo conozca a "Iron Man". Desde Fotogramas la han adjetivado como "Potente". Es lo menos que se puede esperar después de una intensa campaña publicitaria sin precedentes. Dirige John Favreu que tiene mas de artesano que de Michael Bay. El reparto no es el casting soñado por John Sayles, pero todo el mundo espera que Robert Downey Jr. estará a la altura. La pregunta que todo el mundo se hace es: ¿por qué la sosainas de Gwyneth Paltrow?. En fin.
Mario ha realizado este trailer de tres minutos que aglutina lo mejor de todos los avances que hemos estado viendo. A contar las horas.

24 April, 2008

Motivos De Pirateo

Aunque parezca de delincuentes el tema de la piratería, se podría decir que en alguna ocasión o es por gusto. No, no me volví loco (aunque amigos me lo llamen) en grandes capitales como los madriles, Barcelona, Valencia, etc se pueden conseguir de todas las películas, música, etc que se puede tener en el mercado y si no te lo traen. Pero en comunidades como Almería, que no tienen de nada literalmente si que sería por gusto. En Almería la mayoría de los estrenos no salen en DVD y en los cines ni pensarlo. Varias veces esperé a que saliera una peli en los cines y luego resulta que no la proyectan. En ese momento la única solución es el pirateo, aunque yo pienso que como en el cine en ningún lado, la verdad es irritante no poder ver una buena peli en los cines por que los de los cines no quieren pelis que no sean de productoras importante, un ejemplo puede ser "El Asesinato de Jesse James" que en Almería solo se exhibió 3 días ni mas ni menos o "United 93" solo 1 semana y a las 12 de la noche se proyectaba, a si que que se pregunten eso de si la piratería es mala. Además hablando de los DVD si que no encuentras nada. Si vale, esta muy bien eso de las cajitas de ventas de las pelis que solo valen 7 euros pero aún asi no encuentras lo que tu quieres y prefieres descargartelo, por que ademas (sigo hablando de Almeria) si le preguntas a los dependientes sobre alguna peli o música, no saben ni de lo que hablas, te dicen que la busques como si tu fueras tonto y no lo hubieras hecho ya. Pero lo que mas gracia me hace de todo es que la ley chorra esta solo pide canon para las pelis españolas cuando son las que menos se ven. Pero bueno el cine es asi. Y eso que me dedico a este mundillo

21 April, 2008

Dentro de la carta

Bueno después de tantas criticas en contra de las pelis españolas hoy por fin tengo que alabar a no una, ni dos, si no tres películas. Desde que tengo uso de razón y eso no hace mucho, siempre me decante mas por el cine americano por su visualidad, calidad, etc. Eso es algo en lo que el cine español tiene y mucho que mejorar y parece que lo esta consiguiendo aunque la taquilla no le de la razón. Todo esto lo digo por que parece que el efecto "7 vidas" no solo nos dio buenos momentos en la TV si no ahora también los está dando en la gran pantalla. Esto viene por lo que se podria llamar el efecto "7 vidisimo"; si no me he vuelto loco: "La torre de Suso", "No digas nada" y "Fuera de carta" son un claro ejemplo de ello. Las tres películas son casi las únicas peliculas españolas en mucho tiempo que he podido ver enteras y no me he dormido y es que por fin parece que la etapa del grupito este de "artistas" (entre muy comillas) será sobrepasado por este otro ya que estas tres películas son realizadas por guionistas de la serie "7 vidas" y en el resultado final se nota. La pena es que la mas escuchada sea "Fuera de carta", la verdad una gran película las cosas como son; por fin se ha hecho un humor inteligente y sin falta de meter problemas de drogas, maltratos o niños problemáticos, acompañados de unas cuantas prostitutas, queriendo decir algo como siempre y como pensando en sus gustos en vez del respetable (como dice Hector del Mar de Presing de Cuatro) total si de lo que viven son de las subvenciones. Ese sería en breves resúmenes el cine español de hoy en día, por eso hay que darle la bienvenida a este grupo de guionistas que prometen darnos buenas tardes en los cines y con esto nosotros demostrandoles nuestra gratitud en las salas de cine. Vivan los realizadores de verdad


Fuera de carta: 8/10
La Torre de Suso: 9/10
No digas nada: 7/10

14 April, 2008

Hagan Juego!










La web de "21:Blackjack" te enseña a jugar a las cartas. Para pasar las horas muertas. A disfrutar.

Los Neones Dl McDonalds

Si Las Vegas existieran en realidad dejarían de tener el rancio y hortera encanto que tienen. Afortunadamente, para un tipo normal y corriente, como pueda serlo yo mismo (me levanto a las ocho de la mañana, trabajo durante diez horas, me tomo un par de cervezas con los pocos amigos que tengo, me veo una peli, me la meneo y me voy a la cama) Las Vegas es ese extraño, absurdo y cinematográfico imposible, ring de desencuentros y ruinas donde un paleto siempre podrá tirarse a Sharon Stone (si es que alguien quiere ya tirarse a esa abuela). Los últimos paletos que han probado suerte en Las Vegas son los estudiantes listillos de "21: Blackjack".

La película de Robert Luketic (el tipo que trajo al mundo ilustres engendros como "Una Rubia muy Legal" o "La madre del Novio") batalla la aventura real de un grupo de estudiantes de Boston que en los años noventa, se especializaron en contar cartas, lo que les aseguró la victoria en el complicado juego del Blackjack y de paso, los hizo ricos. Las Vegas, otra vez... Si tu vida se va a la mierda, cómetela en un casino de Las Vegas, seguro que te sabe mejor.

Las Vegas que recorren la panda de pijos con hormonas mas o menos contenidas de "21: Blackjack" no tienen absolutamente nada que ver con las que se bebía Nicolas Cage y Elizabeth Shue en "Leaving Las Vegas", o las que se foll*ba Elizabeth Berkley en la hoy por fin de culto, "Showgirls". Mucho menos con Las Vegas de opereta y violencia que redifinió Martin Scorsese en "Casino". No, nada de eso. "21: Blackjack" es un entretenimiento refinado (pero mucho menos inteligente de lo que se creen su director y guionistas), que por momentos te transporta al cine de adolescentes espabilados de los ochenta en los que un repartidor se podía convertir en el brooker mas importante de Wall Street. Tiene su inevitable poso moral pero se digiere con facilidad y no te daña el conjunto. Durante los sucesivos viajes a Las Vegas, Luketic vertebra el foso moral de su protagonista ilustrando sus jugadas con un montaje ágil pero nada narrativo y escatimando de forma ruín las escenas de cama. El contraste entre la gélida y nevada ciudad de Boston con los neones chisporroteantes de Las Vegas demonizan de alguna manera a la ciudad de las tragaperras y dignifica en última instancia la sencillez y la vida anodina, anónima y sacrificada del resto de los mortales que como el protagonista de la película (o como nosotros mismos), los únicos neones que vemos a diario son los del McDonalds de la esquina.

Moralejas a parte y cargados con un buen cubo de nachos con queso y un buen amigo con el que comentar las mejores jugadas, "21: Blackjack" es un buen entretenimiento, concebido sin mayor trascendencia, sin grandes alardes, que encuentra precisamente en esa sencillez expositiva su mejor baza. Una victoria segura en la taquilla y un mas que certero reclamo para viajar a Las Vegas en busca, claro está, de todos los sueños imposibles.

07 April, 2008

¿Por qué somos Tan ñoños?


Parece que en España el espejismo del corazón no solo queda en los programas de televísión si no también en las series. Digo esto no porque me parezca si no por que es así. Un claro ejemplo sería "Los hombres de Paco", al principio era una serie bastante risible, con guión mas o menos logrado y ahora no paran de meter a esa niña acosadora que mas que gustar da acidez, siempre con esos problemas del te quiero luego no te quiero y mas de lo mismo.Llego a tal punto que antes la veía todas las semanas y que ahora ni siquiera veo, todo por meterle amor a una serie que en principio iba a ser una serie de cachondeo. Otro ejemplo sería la locomania desatada por "Sin tetas no hay paraíso", mas de lo mismo. La gente está enganchada por una serie únicamente de amor ya que parece una falsísima copia de "El Padrino" o peor, de "Los Soprano", luego dicen algunos españoles de que los americanos copian, pues sí pueden que copien pero por lo menos lo hacen bien , además esa voz tipo "padrino" que pone el tal Duque, si es que da pena. Y bueno todo esto lo digo por que en España hay mas series, sin apenas amor y mucho mejor. Está el caso de "Prison Break" en La Sexta, "Me llamo Earl", "Cuenta atrás" una gran serie de Cuatro, bueno pues estas series son estupendas, el problema es que al no contener sentido amoroso pasan un poco de ellos sin darse cuenta de lo que se pierden, solo cabe esperar que los españoles dejemos ese tipo de series sin sentido y ver cosas mas productivas en la TV.


Publicado Por: Mario "Mark" Carbajosa

06 April, 2008

Charlton Heston, Trascendiendo el Disfraz


Siempre he creído que la actuación de Charlton Heston como Mike Vargas en la obra maestra de Orson Welles, "Sed de Mal" era de lejos, la mejor interpretación que un actor había dado jamás al mundo del cine. Hoy, el día en el que Heston a muerto a los 84 años de edad en su mansión de California, me reafirmo en tal afrenta. Afrenta para todos aquellos que han despotricado contra su presencia acartonada, su rictus impenetrable, sus delirios capilares, su malsana obsesión por las armas, su empeño en trascender, su pestilente grandeza. Hay un momento muy divertido en "Ed Wood", en el que un sosías de Orson Welles (el mas grande director de cine de todos los tiempos) se lamenta ante Wood de que la United le imponga a Charlton Heston para protagonizar su última película. ¿Qué demonios hace un tipo como Heston haciendo de mexicano, de piel morena y bigote zapatista?. Welles, siempre perseguido por problemas financieros, empeñado en trabajar, aunque sea con Charlton Heston como protagonista, aceptó las "sugerencias" de los jefes de United Artist y éste dió de sí la actuación mas impactante, delirante, extratarrestre y a la postre, sensacional, que he podido disfrutar jamás en una pantalla.

Charlton Heston dotó a la impostura, la caracterización y el hieratismo de parámetros dramáticos inauditos. Nos emocionó de este modo arrodillado ante la cabeza de la Estatua de la Libertad en "El Planeta de los Simios", al lado del cadáver destrozado del cabrón de Mesala en "Ben-Hur", como detective de segunda que descubre el ingrediente secreto de "Soylent Green". Su obituario viene ahora salpicado por sus provocadoras inclinaciones políticas, por su defensa a ultranza de la NRA, por los kilos que Michael Moore le echó encima en "Bowling For Columbine", pero ni Moore pudo con él.
Muchos dirán que Heston era probablemente el peor actor sobre la tierra, y seguramente tendrán razón. Humprey Bogart tampoco era un buen actor, pero al igual que Heston, ha contribuido de forma esencial en la construcción del ideario cinematográfico. Nunca hay que olvidar que en esto del cine, todo, absolutamente todo, es mentira. Charlton Heston hizo de ese mentirijilla su mejor baza. Su incapacidad gestual y su negación dramática era suplida por un carisma físico y presencial incuestionable. Heston abrió la puerta a los Stalonne del futuro, con la pequeña salvedad de que éste último nunca jamás, participará en una carrera de cuádrigas como la de "Ben-Hur". El séptimo arte ha perdido a uno de sus iconos mas importantes. Una figura construida de acuerdo a las necesidades de un star-systen en decadencia ávido de majestuosos espectáculos que te hicieran olvidar otro tipo de necesidades. Básicamente éste ha sido el principal logro de un actor capaz de trascender el disfraz y grabarse en el imaginario colectivo.




De regalo, los primeros cuatro minutos, espectaculares de "Sed de Mal" de Orson Welles.

04 April, 2008

Bette Davis A Las 7 De La Mañana


Uno de mis primeros recuerdos cinematográficos se remontan a una mañana de sábado, a los doce o trece años y tienen a Bette Davis como protagonista. Esa mañana pasaban por televisión "La Loba" y desde entonces, claro está, quedé enganchado. Asomarse por primera vez a la profunda, intensa, aterradora mirada de Bette Davis y discernir sus matices, donde se desvanece, hasta donde te alcanza, eso fue lo que experimenté aquella mañana de sabado. Recuerdo que mi madre intentó retenerme en la cama (¿qué niño de doce años se levanta un sábado a las siete de la mañana para ver una película?) pero me desperecé, me acurruqué en mi esquina favorita de aquel inmenso sofá rojo y me dejé fascinar por la la intensidad de Bette Davis.
Hoy 5 de abril se cumplen cien años de su nacimiento, una excusa tan válida como otra cualquiera (haberte encontrado una moneda de dos euros en la calle, que tu equipo gane la Copa de Europa, que la primavera haya llegado por fin a la ciudad como canta Facto Delafé) para revisar hasta el hartazgo el impresionante trabajo de la que probablemente sea la actriz mas fascinante de este raro, fascinante, irritante arte que se llama Cine. Pues venga.

02 April, 2008

Arévalo En Esparta

Vamos a inaugurar una nueva forma de escribir en este blog: la crítica en vivo. La culpa la tiene "Casi 300". Es tan terriblemente aburrida que a los tres minutos de metraje ya me había planteado 300 veces dejar de verla, pero soy demasiado responsable. En el punto en el que empiezo a escribir esta crítica en directo, una suerte de Paris Hilton deforme irrumpe en el campamento espartano. Su sueño es ser espartana, eso dice, mientras habla por un teléfono móvil y grita lo estúpida que es al tiempo que cae redonda y enseña las (no) bragas. Tiene su gracia, sobre todo porque me acuerdo del genial sketch que los de Muchadada Nui hicieron en su sección de "Celebrities" (aíva que chorrazo).

Hasta este momento la película se ha limitado a calzar el original introduciendo determinados elementos de la culturilla popular yanqui (desde el "American Idol" o los video juegos como el "GTA San Andreas" a la burla del famoseo rosa con Britney Spears y Angelina Jolie a la cabeza. Tampoco se han librado las películas y en poco menos de diez minutos ya se han reido de "Casino Royal" o "Shrek Tercero"). Me doy cuenta de lo mayor que está Carmen Electra (y me recuerda lo mayor que soy yo también). Por supuesto, la mayor carnaza la sirve el original cinematográfico. El rollito gay provoca momentos realmente grotescos, por lo obvio y por rancio de su caracterización (a medio camino entre el chiste de maricas de Arévalo y la caracterización drag).

Entra en escena "el gordo de Borat" tal y como anuncia el narrador. El gran Ken Davitian hace de Xerxes. Lo que viene a continuación es una pedorreta de chistes que provoca la verguenza ajena y hace que desconecte durante unos minutos para mirar mis mensajes en el móvil. Pasan el tiempo y no ocurre absolutamente nada digno de mención. Rezo para que el metraje no supere los 80 minutos y mientras tanto vuelve a aparecer Ken Davitian que provoca uno de los escasísimos momentos graciosos de la peli a costa del "chroma". "Es una pantalla azul" de Leónidas, pero Xerxes-Davitian le dice que esa pantalla azul es todo lo que pueda llegar a imáginar; un ejército de un millón de hombres por ejemplo. Cuanta razón en la mofa (aunque intuyo que los guíonistas nunca fueron conscientes de su trascendencia).
Carmen Electra transmuta en este momento en un sosías de Venon, el reverso oscuro de Spider-Man pero la parodia es mas bien una parida y fundimos a negro.

¿Se acabará alguna vez esta mierda de película?. Mi hermano apunta lo poco que se ha invertido en decorados y escenarios naturales, mientras la mofa continúa a costa de "Rocky Balboa" o "Ghost Rider" descubriéndonos lo que todos sabíamos, que Stallone lleva pañales para adulto (estoy seguro de que esta gracieta a Mario no le va a hacer gracia...). Tampoco se libra el Camaro de "Transformers" que transforma a Davitian-Xerxes en una especie de Megatrón obeso de cartón y papel de aluminio subvencionado por Youtube.
Por fin el despropósito llega a su fin. Respiro aliviado cuando compruebo que el lumbreras medio retrasado mental que se ha molestado en grabar este engendro con su MiniDV en una sala de cine de Massachussets ha cortado los títulos de crédito (que se prometían lo mas "divertido" de película con Leónidas cantando el himno gay "I Will Survive").

Con el estreno de "Casi 300" la prensa especializada ha acuñado un nuevo término, "spoof" y han invocado a Mel Brooks. Pobre Mel Brooks. "Casi 300", como la saga "Scary Movie", "Date Movie", "Epic Movie" o la inminente "Super Héroe Movie" viene siendo una degradación del fenómeno "... como puedas" que propiciaron los éxitos fundacionales del género: "Aterriza Como Puedas", "Top Secret" y en menor medida (y en las antípodas en cuanto a calidad se refiere, la sensacional: ) "El Jovencito Frankenstein". En cualquier caso, los autores de "Casi 300" son conscientes del material que tienen entre manos y en un momento de la película lo dejan claro; justo cuando Carmen Electra lee una crítica sangrante en Internet y se mofa del sector mas sesudo. Leónidas lo deja claro segundos después cuando arroja una copia del comic original de Frank Miller por la ventana. Aquí no hay nada sagrado. Estamos para pasar el rato. Pues eso.
Pero bueno, tampoco hay que ponerse tan trascendentes. Lo peor ya ha pasado. El paso siguiente, borrar inmediatamente el archivo de mi disco duro antes de que me contagie la filmografía de Bergman y se enrede con lo mejor de Godard.

01 April, 2008

El Cine Americano Ya No Sabe Ni Hacer Malas Películas

El cine americano ha llegado a un punto en el que ya ni siquiera sabe hacer malas películas. Sentencio en general, sin detallar excepciones cada vez mas infrecuentes y enterradas en el ya habitual caos de las distribuidoras. Y escribo a propósito de "10.000", la última barbaridad perpetrada por Roland Emmerich. Creo que era Jordi Costa el que escribía en Fotogramas este mismo mes que la carrera de Emmerich hace tiempo ya que no va paralela a la de Steven Spielberg y a nadie mas que a mí me duele reconocerlo a estas alturas. Me duele porque me he tenido que partir la cabeza decenas de veces defendiendo el elemento trash de "Independence Day", el aliento a serie ínfima de "Godzilla", el compromiso con el elemento catastrofista en la estupenda "El Día de Mañana". Pero "10.000" tiene muy pocos argumentos que justifiquen clemencia. Mientras que la filmografía de Spielberg ha ido adquiriendo matices y adoptando un discursos mas complejo y personal, el último trabajo de Roland Emmerich está absolutamente desprovisto de cualquier tipo de profundidad, apostando por el refrito y anémico en emoción.

El diagnóstico sería aplicable al 90 por ciento de la producción cinematográfica actual, no vamos a echarle toda la culpa al alemán. El patrón del nuevo cine de entretenimiento orbita alrededor del remake y la secuela y en este punto solo me queda preguntarme si siempre fue así o si sencillamente es que soy demasiado mayor. Lo suficientemente mayor al menos para haber ido al cine a ver el "Robocop" original y también su remake. Como cuando Sidney Pollack profanó a Billy Wilder y se atrevió a prostituir a "Sabrina". Respecto a Emmerich es obvio que el director de "Stargate" es un especialista en untar capas de maquillaje a los géneros; revitalizó el sci-fi patriótico con "ID4", la galería de monstruos con "Godzilla" y dignificó el cine catastrofista con "El día de mañana". En "10.000" Emmerich se ha atrevido con el cine de aventuras prehistóricas, en la senda de Harryhausen pero apelando al espíritu del Mel Gibson de "Apocalypto" pero en esta ocasión el resultado no ha estado a la altura; como si de repente se tomara en serio.

Y es imposible tomar en serio una bazofia como "10.000". Ni su analfabetismo histórico, ni su desconocimiento del retrato animal, ni su raquítico sentido del romanticismo, ni su incapacidad para distribuir la adrenalina narrativa, ni la absoluta falta de credibilidad interpretativa de todos sus protagonistas, o lo cantoso de su cartón piedra, sus aborígenes, sus lunas llenas y sus profecias lo hacen posible. Además de todo esto, resulta que la película es tremendamente aburrida, predecible y a (muchos) ratos, ridícula. Emmerich dirige con desgana y escribe con la tinta gastada unos diálogos de parvulario recitados con telepronter que no hacen mas que resaltar cada una de sus carencias (tan numerosas). Carencias que en sus anteriores trabajos Emmerich se esforzaba en disimular bajo la apariencia de cine de género, y que en esta nuevo film no se molesta en ocultar. El resultado es un pobre espectáculo de efectos digitales, encadenados con una terrible arritmia narrativa que viene a engrosar el listado de blockbusters para espectadores menopáusicos que han olvidado lo que son emociones fuertes. Lo siento, Sr. Emmerich pero la defensa abandona la sala.