31 August, 2007

Cuando Zhang Yimou Se Encontró con Wes Anderson en Venecia 64


"Expiación" de John Wright ha innaugurado la 64 Mostra de Venecia, escaparate y pasarela de los títulos mas importantes que irán copando las carteleras durante los próximos meses. Protagonizada por Keira Knightley y James McAvoy, viene precedida por los excelentes resultados artísticos y comerciales que rindió la estupenda "Orgullo y Prejuicio", que le valió a Keira su primera nominación a los Oscars. Recibida con frialdad por la prensa reunida, ávida de nuevos descubrimientos, la cinta de Wright competirá con algunos de los títulos mas esperados del año. Ahi es nada tener que vérselas con lo nuevo de Ang Lee, "Lust, Caution", después de triunfar hace dos años en este mismo festival con "Brokeback Mountain". Lee propone ahora una historia de dominación y humillación, con una importante carga de escenas de sexo explícito al tiempo que durante los 160 minutos que dura la peli, disecciona las claves de la nueva sociedad china. También en la Sección Oficial se verá "Sleuth" remake de "La Huella" de Mankiewicz, dirigida ahora por un Kenneth Brannagh de capa caida y con Michael Caine y Jude Law de absolutos protagonistas. "Redacted" de Briam De Palma, "Nightwatching" del olvidado Peter Greenaway, "I'm Not There" el biopic de Bob Dylan que ha imaginado el inclasificable Todd Haynes, el nuevo alegato de Ken Loach después de hacerse con la Palma de Oro en Cannes con "El viento que agita la cebada", "It's A Free World", o los nuevos trabajos de maestros como Eric Rohmer o Nikita Mijalkov son solo algunos de los títulos importantes de una sección oficial que juzgará Zhang Yimou como presidente y que presumiblemente, se decantará hacia territorios menos explorados. Esperemos que Yimou llegue hasta Wes Anderson, que estrena por fin su nuevo y ansiado trabajo, "The Darjeeling Project" con Owen Wilson y Adrian Brody.Después de dinamitar la concepción tradicional de lo que entendemos por caligrafía cinematográfica en las ejemplares "Los Tennembams" y sobre todo, "The Life Aquatic con Steve Zissou" (probablemente una de las mejores películas de la década que sea que estamos viviendo), Anderson se embarca en un nuevo viaje, esta vez a bordo de un destartalado tren que atraviesa la India para volver a hablarnos de la familia, como extraño microcosmos, caótico, inclasificable y alucinante.
La presencia española queda reducida a la mirada, siempre inquieta, siempre magistral, de Jose Luis Guerin con "En La ciudad de Sylvia".

25 August, 2007

USAr y Tirar


El instituto nacional de metereología anuncia lluvias y con ellas, el inminente final del verano. O al menos, el final de las vacaciones. No ha sido este un verano, cinematográficamente hablando, memorable. Nunca lo son, pero este especialmente se ha visto reducido a saldos, tricuelas y sesiones dobles. Tampoco en el terreno económico ha sentado precedente alguno, aunque cuatro películas hayan pasado (por los pelos) la barrera de los 300 millones de dólares de recaudación en Estados Unidos, espejo de lo que ha sucedido en la industria internacional. "Spider-Man 3" de Sam Raimi encabeza la lista, seguida por "Piratas del Caribe: El fin del Mundo", "Shrek Tercero" y "Transformers" de Michael Bay y Steven Spielberg. Cifras que por otro lado serían realmente impresionantes si no tuvieramos en cuenta los astronómicos presupuestos invertidos. Así las cosas, el verano se ha saldado semana a semana con películas para todos los públicos, previsibles en sus desenlaces, ajenas de autoría y de consumo rápido.
El estreno de "Tiburón" de Spielberg, hace ya 32 años, innauguró un nuevo modelo de explotación cinematográfica estrenando en verano, cuando la norma hasta la fecha reservaba los títulos importantes para la estación de invierno y aprovechaba los meses estivales para re-estrenos, saldos y series B para autocines y salas al aire libre. Spielberg demostró a la industria con un buen reclamo publicitario era capaz de meter a la gente en una sala de cine en pleno agosto. Y así fue (en parte gracias a los aparatos de aire acondicionado, claro está). Desde entonces, se acuñó el término de "blockbuster", entendiendo por éste a todo aquella película diseñada para arrasar en taquilla que termina con una recaudación superior a 100 millones de dólares. Hoy en día, esa barrera económica resulta cuando menos, insuficiente. El año pasado, "Superman Returns" sobrepasó los 200 millones de recaudación y fue considerada un fiasco. Su presupuesto era de 250.
Curiosamente, una de las películas mas rentables del verano en Estados Unidos ha sido "Knocked Up (Lío Embarazoso)". Una comedia adolescente de chico feo y modelo despampanante y embarazada, que con un presupuesto de 19 millones de dólares ha recaudado hasta la fecha mas de 120, mientras que piratas, hombres araña y robots alienígenas, proporcionalmente han sido auténticas decepciones, salvadas en buena medida, por el pastel internacional.
Así y todo, y motivaciones económicas al margen, el segundo balance de este verano es realmente desolador. La mayoría de los productos estrenados obedecen únicamente a patrones de mercado destinados a satisfacer al mayor espectro de público posible, perdiendo en el camino, personalidad, género, complejidad y autoría. La simplicidad agotadora de títulos como "Los 4 fantásticos y Silver Surfer", "Los Simpson: La Película" o "Spider-Man 3" evidencia la rutina con la que Hollywood explota sus franquicias y las lleva a su autodestrucción (o a la explotación directamente en DVD). A un mes de dar por finalizado el verano de 2007, esperamos todavía con cierta impaciencia "La Jungla 4.0" de Les Weiseman, "Hairspray" o los nuevos trabajos de Michael Winterbotton, Neil Jordan o Eric Rohmer que definitivamente cavarán la fosa de este verano para olvidar del que poco podemos salvar: Jason Bourne, la primera hora de "Transformers" o el cerdo-araña de "Los Simpson".

20 August, 2007

La Vuelta Al Mundo De Los 4 Fantásticos

La primera parte fue los suficientemente mala como para que ni siquiera el calor estival meta a los menos espabilados en las salas a ver la secuela de "Los 4 Fantásticos"... por mucho que Stan Lee se empeñe en alabar el acabado formal de Silver Surfer. Vale. Algo de razón hay en todo lo anterior. La primera parte no era la panacea del cine de super-héroes, pero "Spider-Man 3" padecía síntomas parecidos y en cambio es la película mas taquillera del año. Tim Story, artífice de las dos entregas y Mark "Twin Peaks" Frost como guionista, manejan con habilidad el material incautado. La historia es fácil: cuatro personales normales e incluso algo vulgares, reciben super poderes y en lo que ellos entienden que es ético, moral y socialmente aceptable, salvan al mundo de las catástrofes habituales: surferos pirados, agujeros negros y científicos con ansias de poder. Lo normal. Si en la primera entrega de "Los 4 Fantásticos" asistíamos con regocijo ante la habitual descontextualización del género, viendo a unos super-héroes patosos ante sus nuevos super-poderes, en esta asistimos con paciencia a las consecuencias de aquello: añoranza de una vida normal, hastío ante tanto doctor Muerte y finalmente la aceptación de lo que son.

El discurso es asumidamte infantil. Cuando Susan Storm le pregunta a Silver Surfer porqué es tan malo y porqué demonios se empeña en aniquilar al Planeta Tierra, asistimos a la mayor simplificación posible de que viene a ser el arquetipo de esta serie de historias. Frost (lo imagino descojonandose ante su ordenador después de escribir semejante línea del guión), ejemplifica de este modo magistral el mecanismo que rige al todo Hollywood, desde sus principales blockbusters hasta subproductos en coproducción como "Los 4 Fantásticos Y Silver Surfer".

Bajo el logo de la Fox que precede a los créditos de "Los 4 Fantásticos Y Silver Surfer", se esconden productores británicos y alemanes, de ahí que se explique el complicadísimo itinerario geográfico que emprenden los 4 protagonistas. Hasta Mario lo ha comentado en un momento de la película: "Si que están viajando en esta película". Evidentemente, hay que cumplir con el capital y así asistimos a una impresionante secuencia de acción en pleno centro de Londres cuando el desarmado Silver Surfer ataca el London Eye (!), curiosamente una de las atracciones menos rentables de la ciudad (y que seguramente subirá su cifra de visitantes después de la publicidad nada gratuita de la película) o sin venir mucho a cuento, el equipo de cientícos y super-héroes americanos se traslada a plena selva negra alemana para desarmar a Surfer. El itinerario, que se había inciado con una secuencia en Japón (uno de los principales mercados del cine estadounidense) acaba con un epílogo algo cutre en las calles de una ciudad china sin especificar (curiosamente uno de los mercados que mas se le resiste a la industria yanqui entre otras cosa, por la férrea censura china). Obviedades como todas las expuestas no hacen sino reforzar la imagen acartonada y desfasada con tufillo a serie ínfima que desprende esta secuela y que se toma mucho mas en serio de lo que un sector de la crítica nos había vendido (apelando a su espíritu de serie B).
Solo cabe esperar que los discretos resultados en taquilla de esta segunda entrega, frenen la maquinaria a tiempo de que una tercera parte comience su pre-producción. Demasiado tarde, supongo.