29 December, 2004

Pobre William Katt

Se prevéen nieves e intensas precipitaciones en la parte norte del país. Aunque los expertos no quieren que hablemos de una "ola de frio", la verdad es que casi 9000 personas quedaron atrapados el día de Navidad en las carreteras y todavía hoy, numerosos pueblos están incomunicados por la nieve. Hace un año por estas fechas, un terremoto hizo desaparecer la ciudad de Bam. Este año, 60.000 personas han muerto a causa de un seismo que se transoformó en maremoto en el Oceáno Índico. Hace 250 años, un maremoto arrasó Portugal dejando una cifra parecida de cadáveres en lo que era hasta ahora, la mayor catástrofe humanitaria de toda la historia. Hace unos minutos, hablaba con Pablo A. Quiroga sobre el Super Héroe Americano. Al parecer alguién le ha dejado una copia de la película o episodio piloto que dió origen a tan memorable personaje. En la memoria de todos, aquel formidable traje rojo reconvertido en nuestros días en objeto de diseño de camisetas vintage. Pobre William Kat. Nunca pudo desprenderse de aquel traje y eso que "House: Una casa Alucinante" es estupenda. A casi todos los superhéroes les ha pasado igual. No han sabido librarse de su capa. Si todos los que veíamos la televisión el 11 de septiembre de 2001 echamos de menos a Bruce Willis cuando cayeron las Torres Gemelas de Nueva York, estas Navidades, se echa de menos a William Kat y a todo super héroe que no haya colgado su capa para poder rescatar de la miseria a la arrasada costa índica. Y todo esto ocurre y ocurrió en el mundo y no forma parte de ningún cuento de Navidad. En El Corte Inglés ya se han agotado las video consolas de Sony, pero no hay problema; a partir del 16 de enero, una nueva remesa inundará las tiendas.

28 December, 2004

AD1954 Seleccionada

"Abierto Desde 1954" ha sido seleccionada para particupar a concurso en la 4 Edición del Certamen de Cortometrajes de Tres Cantos, en Madrid. Finalista junto a otros 28 títulos, fue seleccionada de entre los mas de 140 cortometrajes presentados. Algunos tienen ya un amplio recorrido y un palmarés mas que abultado, como "Runner" de Gaby Martin. Otros, intentan abrirse paso, hacerse un hueco. La proyección, el próximo sábado 8 de enero de 2005. Un inmejorable inicio de año. Un estupendo regalo de Reyes. Y mientras tanto, Félix Sanz Chichón seguirá, como cada día, bajando el toldo de "La Oportunidad".

19 December, 2004

1985

Me comentaba Ana ayer mismo por teléfono, después de de decirme que había suspendido el exámen práctico de conducir (Ánimo Valiente!), que no me comprara por muy tentado que estuviera, el DVD de "Exploradores". Al parecer, el disco, proveniente del mercado alemán, fusila un par de secuencias que luego, con mucha cara dura creo yo, meten dentro de uno de los extras: escenas eliminadas. Curioso. Pasa con muchas ediciones y a estas alturas, es imposible fiarse de lo que estás comprando, porque casi con toda probabilidad, al cabo de una temporada una edición remasterizada y con portada nueva volverá a ponerse a la venta. Pijadas. Total, que Ana propone, para ir calentando motores, boicotear todo lo venga de Alemania y yo, desde este humilde púlpito no puedo por menos que dar a conocer sus palabras. "Exploradores" fue dirigida por el gran Joe Dante allá por 1985 y desde entonces, se convirtió en una de esas películas de culto que uno va guardando en su muy particular e intransferible lista de películas imprescindibles. Ana y yo compartimos esa (y muchas más) y cada cierto tiempo, nos vemos tentandos de volver a verla. Solemos acudir a este tipo de películas en momentos de bajón, nostalgia o simplemente aburrimiento. Sabemos lo que nos vamos a encontrar y sobre todo, sabemos que durante esos ochenta y ocho minutos, podemos recuperar un trozo exacto de aquella Navidad de 1985 cuando viste en la sala 5 de los Multicines Centro de Plaza Gracia, esa película de tres niñatos que construyen una nave espacial con latas de Pepsy y viajan al espacio exterior. A pesar de los desperfectos de puertas afuera, dentro de la película, todo permanece intacto (salvo en la edición alemana del DVD, claro). Estas Navidades y otras muchas, atrás, vengo echando en falta una película que meter en ese saco. Presiento que no voy a recuperar ese tipo de sensaciones y me entristezco por los niños de hoy, obligados a recalentar Matrix Revolutions en el reproductor de su PlayStation 2. O quizá soy yo, el que sige recalentando sus propios recuerdos, su pasado más inmediato. Como quizá no vuelva a escribir por aquí hasta pasada la Navidad (todo el mundo tiene derecho a unas vacaciones!), me apetece desear ¡Felíz Navidad! a todo aquel que se pase por aquí (con todo lo que ello puede llegar a significar).

17 December, 2004

En España nunca tuvimos películas en Super 8

En las películas americanas se suele acudir con frecuencia a desempolvar viejas películas caseras. Suele ser un momento emotivo. Películas con grano, de cumpleaños, en el parque de atracciones. En el interesantísimo documental, "Capturing The Friedmans", construido sobre los películas caseras de una familia, llamaba la atención como esos vídeos no eran precisamente de los momentos de felicidad que siempre tratamos de inmortalizar con nuestras creaciones caseras. No filmaban los cumpleaños, los bautizos... grababan las broncas diarias, una cena cualquiera, el cuatro de septiembre porque sí. En España no tenemos películas caseras (al menos hasta que llegaron las vídeo cámaras de precio asequible). Nunca tuvimos un Super 8. Siempre tuvimos fotografías. LLevo horas mirando decenas de fotografías. Estoy intentando hacer una película de tres minutos treinta y seis segundos sobre mi familia como regalo de Navidad y también como terapia personal. Me pregunto cuántas veces habré visto esas fotografías. Cientos. Me sé la historia que hay detrás de cada una porque escuché a mis padres detallarla una y otra vez. Sin embargo, me ha llamado la atención una cosa; en la mayoría de ellas hay un rostro, una mano de un cuerpo cortado, una mueca en definitiva, que me había pasado desapercibida. Esta noche, se me han revelado ante el objetivo de la cámara, gestos, miradas cómplices, miradas de sorpresa y otras que me miraban a mí. Miradas inéditas que dotan de un aliento extraño e inaudito a este trabajo de arqueólogo, de rastreador. Me he sorprendido ante unos rostros que, a pesar de haberlos vistos mil veces y de rodearme de ellos día a día, ocultan historias, chistes, borracheras, celebraciones, palabras cómplices y caricias que desconozco. A través del objetivo de mi cámara trato ahora de dar sentido a este formidable descubrimiento, indagando en su negativo, pero sin caer en la mera labor periodística. Me quedo extasiado ante unas fotografías que me descubren nuevos paisajes que nunca antes ví, a pesar de que siempre estuvieron allí. Me descubren que cada persona es un mundo, una isla y que al desaparecer, desaparece con ellos todo un universo; una forma de mirar, de entender las cosas, un sonido irrecuperable. Tal vez el cine sirva para guardar un trocito de todo eso.

16 December, 2004

El Espíritu de las Navidades pasadas

Es algo contra lo que no se puede luchar: es Navidad. Me esfuerzo en ponerme en situación escuchando las canciones de Navidad de Frank Sinatra, mirando durante horas fijamente las luces de colores del árbol, buscando mi ángel sin alas, pero falta algo. Falta una nueva entrega de "El Señor de los Anillos", por ejemplo. Uno se acostumbra a todo, y durante tres años, como si de una improvisada tradición se tratara, Peter Jackson había dado el pistoletazo de salida; a las vacaciones, a la vuelta a casa, a la Navidad. Pero Frodo y la compañía ya cumplieron su misión, fueron felices en la medida que uno puede ser felíz después de tantas batallas y los más frívolos, se embarcaron en un eterno Vacaciones en el mar de Mas Allá. Intentando buscar un sustituto a las aventuras en Tierra Media, me he dejado convencer por la poco convicente campaña publicitaria de la adaptación al cine del musical "El Fantasma De La Ópera" y allí que me he metido. Lo he hecho conscientemente, para que conste. He esperado durante casi cinco canciones de Radio Futura el autobús. He pagado con carnet de estudiante mi entrada: 4,20. He esperado diez minutos de rigor y me he tragado los anuncios de telefonía móvil típicos de estas fechas. En la sala solo había dos personas más. Una pareja de íntimos amigos que parecían saberse de memoria todas las abobinables canciones de Andrew LLoyd Webber. En mi defensa, diré que hacía un día de perros y que no me apetecía ver la última película de Manuel Gómez Pereira, que eso siempre ayuda. Pero la verdad es la culpa de todo esto la tiene la Navidad. "Es Navidad en todas partes" canta Doris Day. Si no fuera por la Navidad y mi enfermiza obsesión por discernir el significado de la misma, yo me hubiera metido tranquilamente a ver "La Semilla de Chucky" o la última barbaridad perpetrada por Jerry Bruckheimer, pero no. Traicioné a Manu, en la cama con 39 de fiebre, y tuve los huevos de ver la que posiblemente sea la película mas mala de los últimos cinco, diez, quince años. Joel Schumacher no se ha roto mucho la cabeza a la hora de adaptar al celuloide el folletín de Broadway. Utiliza su misma iconografía y desperdicia el potencial de unos escenarios espectaculares que evidencian el cartón piedra y la caspa, pero espectaculares en definitiva. Lo peor sin embargo no es su plana puesta en escena, la debilidad de su tempo dramático o su desaforada obsesión por sembrarlo todo de púrpurina. No. Lo peor es el desatino total a la hora de elaborar un casting en leotardos. Ni Emmy Rossun levanta el ánimo del personal ni los dos pretendientes, el Fantasma desfigurado y el Caballero aristocrático transmiten algo parecido a una reacción química. Me quise salir a los quince minutos de película, pero me dió verguenza y me entretuve cabeceando, enviando SMS a todo aquel que mereciera compartir mi martirio y riéndome a conciencia en las secuencias más dramáticas. Pensándolo bien, a pesar de que Pierce Brosma, los anuncios de El Corte Inglés y el spam de mi correo electrónico no paren de recordarme que YA es Navidad, voy a olvidarme de todos ellos unos días. Todavía falta una semana para Navidad.

15 December, 2004

Tengo Miedo

Nino Manfredi recorre nervioso los pasillos de la cárcel, mientras uno de los guardias trata de tranquilizarlo y aleccionarlo en el oficio de verdugo. Cuando llegan a la puerta del reo, el guardia le dice que mire a través de la mirilla de la puerta. Aunque el verdugo novato se niega, el otro insiste y Nino Manfredi mira. "No se ve nada. Está todo negro" dice, al tiempo que se abre la puerta y aparece un cura en sotana con gafas de sol, que evidentemente tapaba la mirilla. Pocas secuencias como esta encierran tanto significado y son capaces de definir por si solas la trayectoria de un director, en este caso el siempre inclasificable y hoy, algo olvidado, Luis G. Berlanga. "El Verdugo" es una película prodigiosa en este tipo de secuencias, pero también lo es en lo referente a su puesta en escena, en su particular entender de lo que debe contar un plano. En los extras del DVD, Berlanga comenta que la película surgió a partir de una imagen que visualizó en su mente: una enorme estancia vacia, de paredes blancas y dos grupos de hombres. Uno acompaña al condenado a muerte, el otro, al verdugo. Los grupos de hombres a penas se distinguen de una mancha negra, en movimiento, grotesca, goyesca. A partir de esa imagen, Berlanga y Rafael Azcona tuvieron que "rellenar" 80 minutos de película. El azar me ha llevado a ponerme el DVD de esta película en el día en el que hemos conocido las nominaciones a los Premios de la Academia del cine español, los Goyas (aunque ya no podamos llamarlos así, creo). Echando un vistazo a esas nominaciones te das de bruces con la realidad del nuevo cine español. Visualizo entonces una imagen muy parecida a aquella que tuvo Berlanga antes de hacer "El Verdugo"; el cine español sería sería el ajusticiado, pero lo que no veo del todo claro (o no lo quiero dejar por escrito) es quién sería el verdugo. En cualquier caso, si una película tan mediocre, maniquea e insulsa como "Mar Adentro" de Alejandro Amenábar ha conseguido 15 nominaciones, no me cabe por menos que pensar con cuántas se habría hecho una película como "El Verdugo" hoy día. Recuerdo ahora la frase con la que Berlanga cerraba su última película hasta la fecha, "París-Tumbuctú": "TENGO MIEDO"... otra de esas cosas que sirven para recapitular, mirar hacia adelante y que nunca, nunca, pierden su vigencia.

El viaje atrás en el tiempo hasta 2046

He tenido que dejarlo pasar unos días. No era capaz de asumir la decepción después de ver "2046", la última película de Wong Kar-Wai. Cari se atrevió por fin, después de casi una hora esquivando el tema, de decir que a la película le podían sobrar unos 20 minutos. Ni Pablo ni yo dijimos nada, aunque un día después, los dos coincidimos en lo que dijo ella. Supongo que, todavía impresionados por el alarde escénico de "Goodbye Dragon Inn.", el batallón de imágenes, músicas y hermosas mujeres que te bombardea desde la pantalla donde se proyecta "2046" nos resultó excesivamente difícil de dirigir. Hoy, casi una semana después de haber visto la película, he estado hablando casi 40 minutos por teléfono con Juanjo, además de familiar, mejor amigo y rastreador innato de nuevas fórmulas de entendimiento. Juanjo estaba fascinado por la película y claro, me ha pegado algo de esa fascinación. He dejado madurar a conciencia mi opinión, por eso lo dejé pasar y escribí alguna tontería sobre "Los Increíbles", por ejemplo. Ahora reconozco lo que reconocí en su día: la geométrica y desconcertante concepción del encuadre, la poco acertada utilización de los distintos tonos de la banda sonora, la excitante mirada de Maggie Cheung y el conteneo agonizante de una estupenda Gong Li. Sobre sus defectos, se impone la noción de estar ante una obra megalómana, terriblemente compleja, provocadora y como tantas otras cosas que derivan al exceso, insoportable a ratos, fascinante a otros. Les pasa a todas las grandes películas y "2046", sin ninguna duda, es una gran película. La película ofrece numerosas lecturas. Juanjo por ejemplo supo apreciar una lectura visual y de los sentidos que yo fui incapaz de seguir (supongo el estar "recién salido" del Festival de cine de Gijón tuvo algo que ver). Yo en cambio he sufrido a la hora de dar sentido al rompecabezas imposible que construye la película. Tiempo después todavía sigo jugando con sus piezas. Supongo que nunca terminaré de colocarlas, lo que la mantiene viva, en mi memoria y en la práctica.

14 December, 2004

El retorno de Juan Vaqueirizo

Todavía a estas horas, no consigo imaginarme a Pablo A. Quiroga plantado con su cámara y su trípode, rodando atento, un puñado de gatos que juegan y ronronean en un escenario que su autor trata de humanizar con su mirada y su punto de vista. Esta escena forma parte de "4x4" nuevo proyecto de Quiroga, el mejor compañero y espero que amigo por mucho tiempo, a pesar de que no siempre coincidamos. A Pablo le impresionó "Five" de Abbas Kiarostami. Le impresionó muy a su pesar, intuyo y "4x4" es su reacción ante un film ante el que nadie de los quedamos en la sala el pasado Festival de cine de Gijón pudo quedar indiferente. Lo que a priori iba a ser una revancha contra la película y Ozu en general va tomando forma hacia otros paisajes y otros conceptos. Quien sabe. Quizá Pablo se está tomando su propia medicina. Tres tazas. Quiza, en ese proceso vengativo, rodando las imágenes de "4x4" (hoy me ha pasado algunos fotogramas y son capaces de provocar), Pablo llegue a entender el porqué de Kiarostami y las posibilidades infinitas de todo esto del cine (aunque yo le siga demandando con premura, el retorno de Juan Vaqueirizo).

11 December, 2004

Perdido por los huesos que no tiene Elastic Girl

Ver a Pablo, todo desaliñado, barba de varias semanas, en plena resaca, dentro de una sala atestada de niños y niñas espectantes ante el último estreno Disney es una de esas situaciones que salpican la vida de un delirante surrealismo. Nos sentamos, obligados por la marea de chiquillos, sobre la cuarta fila. Estamos solos en esa fila. Por delante de nosotros dos hermanos, muy discretos, que sorben Coca-Cola. De repente, como una estampida, llegan seis pequeños monstruitos que copan nuestra fila, acompañados de dos adultos. Pablo comenta que algo sobre un campo de batalla, yo me acuerdo de "Matinee" y sus plateas ruidosas. La película es "Los Increíbles", que dirige Brad Bird para la Pixar. Brad Bird, que ya había dirigido la excelente "El Gigante de Hierro" prescinde en lo que puede de los cánones que marca la casa para construir un film muy personal que bebe sus influencias en los tebeos y películas de serie B de los cincuenta y sesenta, que continúa la estética de su primer film, pero ahondando en un nuevo realismo dentro del mundo del 3d. La película es entretenida, aunque la jauría de enfants terribles parece algo amodorrada, seguramente por la larga duración de la película y su importante contenido dramático. A los mayores la peli nos gusta. A Pablo, que cuenta como nadie la odisea de Elmo en el País de los Gruñones cuando éste pierde su mantita por una alcantarilla, le gusta, evidentemente, el personaje del villano, Síndrome. Yo me quedo con Elastic Girl, a pesar de que me asusta cuando hace esas cosas con su cuerpo y se combierte en lancha fuera borda o improvisado paracaidas. Sin embargo, pienso para mí, las posibilidades de una chica sin huesos, son infinitas.

05 December, 2004

Gijón 42: Las Notas

Sobresaliente a Kiarastami y Tsai Ming-Lian por su nueva concepción del plano y su tiempo.
Notable a la sección oficial de cortometrajes;mucha imaginación,buenos medios.Mal España.
Aprobado a la organación del Festival por su puntualidad y fidelidad al calendario propuesto.
Suspenso a los proyeccionistas por su falta de profesionalidad y su manía por decapitar.

Gijón 42: Lo Mejor y Lo Peor

Lo Mejor:
1. Five
2. Clean
3. Mysterious Skin
4. Familia Rodante
5. Wild Side

La Revelación:
1. Goodbye Dragon Inn
2. Las Tortugas Pueden Volar
3. El Cielo Gira

Lo Peor:
1. Ma Mére
2. Tarnation
3. A Place on Earth
4. Ae Fond Kiss (Sólo un beso)
5. Badassss...

04 December, 2004

Gijón 42: Palmarés

No hubo unanimidad lo cual se puede interpretar como algo bueno o como algo malo. Viendo lo visto en la muy criticada Sección Oficial me inclino hacia lo segundo. No había mucho material donde elegir, siendo entonces lo más lógico, agarrarte a los dos o tres títulos que han conseguido destacar y me refiero claro está, a "Mysterious Skin" y "Familia Rodante". La primera ha sido absolutamente ninguneada por ser "demasiado buena" o al menos eso deduzco de las palabras del Jurado que hablaban de la cinta de Araki como "no premiable por un Festival como este" (sic). Así, y a sabiandas de que "Vento di Terra" ni representa a este Festival, ni a su espíritu ni a su Sección Oficial, la ganadora moral es sin ninguna duda el gran film de Pablo Trapero, una de esas películas que va perdurando, madurando y haciendo kilómetros, tiempo después de haberla visto. Para consultar el palmarés, nada más visitar www.gijonfilmfestival.com. Prescindir de Kevin Bacon, de Isabelle Huppert o de Elizabeth Shue entre los actores protagonistas, coincide, como el premio a "Vento di Terra" por colocarnos un palmarés a contracorriente que alimente el mito de que en los festivales (a excepción de el de Berlín) las estrellas no triunfan. Gijón perpetua el mito, aunque traicionando su propio espíritu de vanguardia y transgresor premiando a las dos películas mas convencionales, o sea, la cinta italiana y la de Trapero. Incongruencias, y van ya, de un festival irregular, arrebatado, excesivo, aburrido, fiel a sí mismo y a su masivo público.

Gijon 42:Día 9.La tierra de la abundancia

En el último festival de Venecia se nos vendió la resurrección de Win Wenders. A mí, que nunca me gustó demasiado el director germano, no me produjo excesiva excitación. "Land Of Plenty (Tierra de Abundancia), clausura Gijón 42 y yo tengo las fuerzas suficientes como para levantarme de la cama, con algo de fiebre, y ojeroso, meterme en la sesión de las diez de la mañana con Carlos, para verla. Es la primera vez que lo hago en este festival y me sorprendo por la abundante presencia, entre la que quiero distinguir el rostro bellísimo de Silke. No se porqué, pero cada vez que me he topado con una estrella, he quedado fascinado, no por verlos en carne y hueso, si no por su extraña belleza, a años lejos de los rostros mas o menos anodinos que deambulan a tu lado en el autobús o la sala de cine. Me pasó con Jessica Lange por ejemplo, o Vanessa Redgreave, incluso Brad Pitt. A lo que iba. Wenders. La película consigue engancharme y durante por lo menos media hora (la media hora inicial), me emociona. Me emociona el itinerario de esos dos personajes equidistantes, pero no tanto, uno que regresa a su país y otro que intenta salvarlo. Luego la película se torna predecible, vacía en definitiva y divaga sin mucho acierto en sus titulares. Retoma aliento al final, frente al inmenso solar que dejaron las torres del World Trade Center aquel 11 de septiembre que tanto ha marcado el devenir posterior de nuestra historia. Un devenir en que la abundancia brilla por su ausencia, de ahí lo acertado de su título y el itinerario de sus personajes, exiliados, desheradados y ciudadanos sin un techo, ni un miserable trozo de esa tierra de abundancia. Me gusta escuchar y mirar a Michelle Williams (que ya estaba fantástica en The Station Agent) mientras Leonard Cohen susurra con su voz ronca eso de "The wounded forms appear:The loss, the full extent;And simple kindness here,The solitude of strength." ... y pienso entonces en todo lo que ha pasado en estos días y cierro los ojos.
Títulos del día (Calif. 0 a 4): Land Of Plenty(2), Lila Dit ça(0), Ae Fond Kiss (1)

03 December, 2004

Gijón 42: Día 8. Girando el cielo de Gijón

Esto se está acabando y eso se nota hasta en la programación. De repente tienes todas las casillas vacías, ya sea por lo viciado de la programación o por el cansancio de estos días.... y al final lo que pasa, que lo vas dejando, se te agotan las entradas para ver "The Woodsman" y terminas metido en "Badassss..." una tontería firmada por Mario van Pebbles que nadie entiende porqué ha sido incluida en una Sección Oficial ya de por sí, algo incongruente. Como no me apetece hablar mucho de la peli de Van Pebbles, dejo constancia, a un día de que todo acabe y pille la maleta para el dulce y soleado hogar de lo bien que me lo ha pasado. Por si un día no me acuerdo. Dejo constancia de lo bien que sienta una cerveza con un pincho de pollo en El Cafetal antes de meterte a ver alguna marcianada. Dejo constancia de los coches que atropellan (para que me pare en los semáforos y pasos de cebra). Dejo constancia de lo fácil que es amanecer con Pablo al lado (y una buena cerveza también). Constancia en definitiva de todo lo que pasado, para bien y para mal. Y al final, sigo girando.
Títulos del día (Calif. 0 a 4): Badasss.... (0)

01 December, 2004

Gijón 42: Día 7. Los días perdidos en Gijón que no tuve con Tsai Ming-Liang

Era algo que habíamos estado sufriendo durante todos los días del festival. Las proyecciones echan para atrás. Películas desenfocadas, el catch mal colocado, jodiendo el inicio de cualquier peli y hoy, además de todo eso, tenemos que aguantar una pausa entre bobina y bobina porque no se han podido cortar las colas de los rollos de "Permanent Vacation" la primera película de Jim Jarmush. Como constancia de lo sucedido hoy, y casi todos los días del festival, plantamos una queja en los cines Fresno, a pesar de que después de estar hablando con uno de los organizadores por teléfono nos aclara que puntos incomprensibles. Se agradece la disposición de la organización por arreglar los problemas pero es que nos hemos tenido que salir de la película, hartos de ver decapitado a su protagonista. En fin, la pelí tampoco era ninguna cosa del otro mundo. Tampoco lo fue "A Place On Earth", una cinta rusa de 2001 cuya máxima intención es la de provocar el rechazo en el espectador. Para ello no escatima en castraciones, mutilaciones varias y sexo entre discapacitados. de lo mejorcito. Menos mal que al final del día llegó Tsai Ming Linag y nos ayudó a olvidarnos de todo con "GoodBye Dragon Inn". Se han ido pasando los días y por culpa de las atrocidades del programa no he podido ver ninguna película de Liang. Algo irreparable ahora que el Festival llega a su final y para bien o para mal, hemos mal acostumbrado nuestros ojos a otro tipo de imágnes. Liang continúa la estela en la que dejamos a Kiarastami trabajando ayer mismo (y es que al final, va a ser el maldito protagonista de este festival), para construir una película única que de algún modo (no se como demonios puede conseguirlo), te introduce dentro de la película como una parte activa y física de la misma (sin necesidad de gafas en 3d ni rudimentarios sistemas como el fatídico Olorama). Me fastidia haber pasado de Liang cuando viendo una sola película suya, he caído rendido para siempre. Ahora mi última esperanza pasa por Pablo, y su elegante y apabullante filmoteca.
Títulos del día (Calif. 0 a 4): Permanent Vacation (0), A Place on Earth (0), Goodbye Dragon Inn (4)